El asesinato ocurre pese al acuerdo de paz que firmaron los habitantes de Chenalhó con sus vecinos de Aldama

Persiste riesgo a la vida en comunidades tsotsiles de Los Altos de Chiapas: Frayba

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 28 Julio.- A balazos fue asesinado el sábado el indígena tsotsil, Filiberto Pérez Pérez, de 23 años de edad del municipio de Aldama, presuntamente por pobladores de la comunidad de Santa Martha, perteneciente a Chenalhó, en el contexto de la disputa de 60 hectáreas entre ambas localidades, confirmó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba).

Apenas el 4 de junio pasado, las partes en disputa firmaron en presencia del Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, y del gobernador Rutilio Escandón Cadenas, un pacto de no agresión, con el que según las autoridades marcaba el inicio de una nueva etapa por la paz y la reconciliación entre los municipios de Aldama y Chenalhó.

El Frayba manifestó su preocupación por el riesgo a la vida en el que se encuentra la población, perteneciente al pueblo tsotsil, de comunidades ubicadas en la franja fronteriza de Aldama – Chenalhó luego del asesinato.

Señaló que el ataque armado a Filiberto, ocurrió cuando se encontraba haciendo diligencias para el velorio de su abuela en la comunidad Tabac, Aldama, cuando recibió una balazo en el cuello y falleció a las 16:00 horas del sábado.

El indígena fue sepultado este domingo, en medio de exigencias de que se haga justicia. “El pueblo de Aldama está tranquilo y calmado, Santa Martha no está calmada, no ha sido desarmada”, afirmaron los pobladores.

El día 19 de julio, refirió el Centro de Derechos Humanos, informó al presidente Andrés Manuel López Obrador de la persistencia de la situación de violencia en la región, con el objetivo de prevenir actos de imposible reparación ya que el 17 de julio del presente año se escucharon disparos con armas de fuego, en el lugar conocido como Aktik Il (dos) ubicado en Aldama dentro de las tierras que ocupan las 60 Hectáreas en disputa, estos disparos provenían de personas armadas que están situadas en Chenalhó”.

Ante los hechos de violencia, el Frayba reitera al Estado mexicano lo urgente de cesar la violencia en la región Altos de Chiapas, por lo que solicitó implementar medidas necesarias, urgentes y efectivas para proteger la vida, seguridad e integridad personal de la población en las comunidades tsotsiles, que se ubican en la franja límite de los municipios de Aldama y Chenalhó.

Investigar, sancionar, desarmar y desarticular a los grupos armados de corte paramilitar de Santa Martha, Manuel Utrilla, Chenalhó, responsables directos de los ataques armados que desde 2016 han provocado desplazamientos forzados masivos.

Así como investigar la acción y omisión de los funcionarios que han sido cómplices y han propiciado la violencia generalizada en la región Los Altos de Chiapas.

No dejar en la impunidad la Privación Arbitraria de la Vida de Filiberto Pérez Pérez y las demás violaciones a derechos humanos provocadas por la inoperancia del gobierno de Chiapas.

Anuncios

Deja un comentario