Fue el momento cumbre.

De uno de los edificios más emblemáticos de Tuxtla, el Museo de la Ciudad, que guarda su esencia e historia, reluciente salió el arcoíris, el símbolo de la comunidad gay, que con dignidad inundó con sus seis metros la marcha del orgullo. Fue un pueblo abrazando a sus hijas e hijos.

Antes, desde la Cabeza Maya, a pies apresurados llegaban de todos los rincones de la capital, en tacones, en sandalias, en botas, en tenis, sin nada pero con muchas ganas, con mucha lentejuela, mucho arcoíris, algunas de negro, otros de blanco, con playeras que gritaban pride, con grandes vestidos o discretos pantalones. Era la diversidad presente.

El monumento de Pakal que ahora luce multicolor tuvo más color: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta; la bandera de la comunidad LGBTTTI, y en torno a ella las lesbianas, los gays, bisexuales, transgénero, transexuales, travesti, intersexuales y queers; pero no solo ellos, también sus amigos, su familia, la mamá, el hermano, el papá, la hermana, los hijos. ¡Todos! Que en sus consignas repetían una y otra vez estar orgullos de quienes son.

Patricia Gutiérrez, una tía orgullosa, sostenía siempre manos arriba una molesta cartulina pero con mucho contenido. A colores y muy remarcado, un “Soy una mamá orgullosa LGBTT” y a un lado un “Te amo hija”.

Llegó con su sobrina Georgina Gutiérrez, que es como su hija.

-¿Está orgullosa de ella?

-¡Estoy orgullosamente feliz de ella!

Fue hace como cinco años que supo que a ella le gustaban las mujeres y qué opino, que era normal y aprovechó para lanzar un mensaje: “la gente debe comprender a las personas gays, todos somos libres de ser lo que queremos ser, así viviremos más felices”.

La marcha que acogió también a empresas que dirigen sus servicios al mercado gay y otras no tanto como escuelas de manejo, también se unieron a la marcha que como arcoiris atravesó la ciudad, hasta el parque 5 de Mayo, donde con una verbena de protesta y show culminó el día del orgullo gay.

Foto: Jorge Luis Trujillo

Anuncios

Deja un comentario