En Chiapas el aborto aún no se ha despenalizado y clínicas ofertan el servicio entre los 15 a 20 mil pesos.

Mi Útero Feliz” es un portal en redes que busca promover los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y cuya fundadora, Patricia Sánchez, realizó una campaña para regalar anticonceptivos a tuxtlecas.

“Hay que entender que las mujeres vivimos en un estado de desigualdad y esto incluye la desigualdad económica, entonces aunque las pastillas de toma diaria son relativamente baratas, van de los 50 a 60 pesos, pero hay mujeres que no se pueden costear una cajita de anticonceptivos”, explicó.

Patricia, integrante además de la Campaña Estatal por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Chiapas, detalló que a cada chica se le entrega un kit que incluye seis cajas de anticonceptivos y folletería, para que se protejan de junio y hasta noviembre. Los medicamentos, agrega, fueron una donación de la Secretaría para la Igualdad de las Mujeres de Tuxtla.

Abundó que hay hombres que han llegado por kit de anticonceptivos, a quienes también les entregan pero que antes la contactaron para explicar el porqué no acudió la chica en cuestión, que va desde motivos de tiempo, por pena o por trabajo, entre otros factores.

“Cuando hablamos de aborto estamos hablando de justicia social, porque aunque en el estado no se ha despenalizado, si tú tienes el suficiente capital económico es fácil te vas a una clínica privada, nadie lo sabe pagas de 15 mil a 20 mil pesos, porque en eso está el costo para que puedas abortar de manera segura y privada en Chiapas”, enfatizó.

Patricia Sánchez también dijo que hay clínicas que ofrecen abortos por 3 mil pesos, pero que son inseguras e insalubres, lo que representa un riesgo para las mujeres. “El problema no es que la gente o las chicas no tengan dinero, el problema es que la distribución de riqueza no es igualitaria”.

Anuncios

Deja un comentario