Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 22 Abril.- Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y policías federales detuvieron en el municipio de Pijijiapan a cientos de migrantes, en su mayoría centroamericanos que pretendían avanzar hacia el norte del país.

Los aproximadamente 3 mil personas caminaban sobre la carretera costera siguiendo la ruta de las demás caravanas, cuando a la altura del poblado Echegaray donde se encuentra una caseta de inspección migratoria fueron sorprendidos por agentes de migración y policías federales que los esperaban con 10 autobuses y una docena de camionetas para llevarlos.

Algunos corrieron y se internaron en el monte, otros tomaron piedras y lanzaron a los policías; pero cientos fueron arrestados y llevados hasta la estación migratoria de Tapachula, desde donde las autoridades los deportan a sus países de origen.

Los policías y agentes de migración se desplegaron en dos grupos, unos al inicio del contingente y otros al final, sobre la carretera costera para arrestar a los migrantes que agotados con los pies destrozados después de caminar más de 10 horas bajo las altas temperaturas de la temporada, fueron subidos a los autobuses.

Hasta ahora las autoridades no han dado a conocer el número de migrantes asegurados.

Los migrantes habían salido a las 3 de la madrugada del municipio de Mapastepec donde pernoctaron en la plaza central del lugar; les faltaba 12 kilómetros para llegar a la cabecera municipal de Pijijiapan como parte de la travesía natural que siguen para llegar al norte de México.

Sobre la carretera costera de Chiapas, caminan pequeños grupos de migrantes que intentan llegar al norte del país.

Estela y Vicente una pareja de salvadoreños, nativos del departamento de La Libertad, lograron llegar a Pijijiapan al apartarse del resto de la caravana.

“Estuvimos como un mes en el albergue de Mapastepec, migración estudió nuestro caso, nos dijo que podía darnos la tarjeta de trabajador regional, pero a nosotros no nos conviene”, dice Estela quien señala que su objetivo es llegar a Estados Unidos donde los esperan familiares que los van ayudar a conseguir empleo para sacar adelante a sus cuatro hijos que dejaron con sus abuelos.

En el polideportivo de Mapastepec, habilitado como albergue, unos 650 migrantes estan a la espera de que las autoridades mexicanas les otorguen algún permiso o visa temporal para transitar por México.

Luego que el pasado 16 de abril, el Instituto Nacional de Migración informara que entregará tarjetas de visitante regional con permiso laboral, con el fin de que puedan emplearse en los estados del sureste del país, muchos migrantes han optado por seguir su viaje hacia la frontera con Estados Unidos.

Anuncios

Deja un comentario