Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 9 Abril.- Migrantes africanos que acampan desde hace varias semanas afuera de la Estación Migratoria del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, bloquean los accesos del inmueble en exigencia que las autoridades migratorias les extiendan un permiso que les permita transitar por territorio mexicano y llegar a la frontera con Estados Unidos.

Los migrantes, formando un cinturón humano, impiden la salida y entrada de autobuses que trasladan a los indocumentados arrestados en el resto del país para su deportación desde Tapachula.

De acuerdo al registro del INM, unos 800 africanos aguardan la posible entrega del “oficio de salida” que les permita continuar su viaje hacia el sueño americano.

Mientras, en el municipio indígena de Zinacantán, en la región de Los Altos, un grupo de 119 migrantes guatemaltecos y salvadoreños que la noche del lunes fueron detenidos junto con dos traficantes de personas por policías de la localidad, cuando eran transportados en vehículos de carga, esta mañana forcejaron con los policías y se escaparon del auditorio municipal donde fueron albergados por los habitantes quienes les brindaron alimentos.

Los autoridades indigenas de Zinacantán denunciaron que en las últimas semanas, los traficantes de personas indocumentadas transitan por su territorio como parte de nuevas rutas, con la finalidad de burlar los puntos de control de policías federales.

La noche del lunes, los policías de Zinacantán notaron a dos camiones de rediles con lonas que transportaba a varios personas, por lo que los detuvieron y los albergaron en el auditorio del lugar, pero esta mañana se escaparon.

Los migrantes entre los que se encuentran niños y niñas forcejaron con los policías municipales, empujaron el portón, abandonando el lugar, y comenzaron a caminar sobre la carretera desde las 11 de la mañana rumbo a San Cristóbal de las Casas, pero se confundieron, en un crucero carretero tomaron hacia San Juan Chamula.

Los indígenas tsoásiles chamullas les cerraron el paso con varios vehículos y les advirtieron que si llegaban al poblado los encarcelarían.

Por lo que los migrantes tuvieron que tomar de nuevo la carretera hacia San Cristóbal de las Casas. Alrededor de las 2 de la tarde el grupo de centroamericanos caminaba para llegar a la ciudad colonial mas importante de los Altos de Chiapas.

En la entrada de la ciudad, las autoridades dispusieron de unidades de Protección Civil por si necesitan atención médica, además de patrullas de la policía para brindarles seguridad.

En Zinacantán quedaron bajo resguardo de las autoridades municipales los dos camiones de carga en que eran transportados los centroamericanos, así como los dos presuntos traficantes.

Anuncios

Deja un comentario