Un amor dentro del Mercado de los Ancianos

nosotros no peleamos feo y siempre nos hemos apoyado mucho

Hace 24 años, don Venustiano Luna López y su esposa Flor Alias Morales llegaron al Mercado de los Ancianos con la esperanza de tener un lugar donde pudieran vender sus productos y sacar adelante a su familia, aunque la situación no ha sido sencilla hoy esta pareja asegura que todos los esfuerzos han valido la pena.

Mi esposa y yo somos de los fundadores del mercado, nosotros éramos de los que estaban en la 4ª sur, pero ya no nos querían ir y entonces nos mandaron para acá. Al principio fue difícil porque nadie venía a comprar, hasta perdimos los pocos ahorros que teníamos en esa época pero mi esposa y yo le echamos ganas y gracias a Dios pasamos esa crisis”, aseguró don Venustiano.

En el negocio que tiene la pareja se dedica a vender juguetería, peluches y artículos de ocasión, de este negocio y otras actividades que realizaba don Venustiano cuando era joven pudieron darles techo, comida y una vida feliz a sus hijos.

“El inicio fue muy difícil, tanto que muchos que iniciaron con el mercado no aguantaron y vendieron sus locales. El trabajo en equipo con mi esposa fue la clave porque cuando menos vendíamos yo me iba a trabajar de albañil y ella se quedaba en el negocio echándole ganas, así fue como pudimos sacar adelante a mis dos hijas y ahora hasta apoyamos con los nietos y bisnietos”, indicó.

RESPETO Y PACIENCIA

La clave para que su matrimonio de más de 30 años continúe aseguró don Venustiano ha sido el respeto y la paciencia, cosas que para él las nuevas generaciones han perdido.

“Tenemos dos hijas, ocho nietos y cuatro bisnietos, cuando los veo me pongo feliz porque somos una buena familia, claro con problemas pero nada que no se supere. Mi mujer ahora se queda en casa a descansar, ya trabajó mucho, solo viene al mercado a traerme mi desayuno y eso cuando está bien de salud. Yo creo que seguimos juntos porque nos respetamos y somos pacientes, cuando ella se enoja y grita yo me alejo, me pongo a levantar basura, barrer o cualquier cosa y ella también cuando me enojo mejor se va, nosotros no peleamos feo y siempre nos hemos apoyado mucho, aseguró.

A LA BAJA

Don Venustiano lamentó que desde hace cinco años las ventas hayan bajado, pues aseguró que “están como empezaron”, ya que prácticamente viven al día.

Parece que estuviéramos como cuando recién llegamos al mercado, no vendemos casi nada y la verdad no alcanza. La temporada fuerte fue en diciembre, pero aun así fue baja la venta”, indicó el originario de Jiquipilas.

Anuncios