Con reclamos de justicia despiden a Sinar Corzo, defensor de DDHH

Gabriela Coutiño

Arriaga, Chis. 4 Ene.- Con reclamos de Justicia, familiares, amigos y habitantes despidieron en el panteón del lugar, al defensor de Derechos Humanos y activista, Sinar Corzo Esquinca, asesinado por un sicario que se trasladaba en motocicleta la noche del jueves 3.

!Viva Sinar Corzo!, que luchó por el mercado!, gritó una mujer cuando el cortejo funebre que salió de su domicilio, pasó por el lugar, lo que arrancó aplausos de la multitud.

¡Justicia, justicia, justicia!, lanzaron durante todo el cortejo que estuvo acompañado de música de mariachi.

Juan Pablo Araiza Vázquez, integrante del “Comité Ciudadano de la Defensa de los Derechos Humanos El Coloso de Piedra” al cual pertenecía Corzo Esquinca, dijo que el organismo sufre una perdida irreparable.

“Quienes lo conocieron personalmente, lo van a recordar como un hombre aguerrido, luchador incansable que no se doblaba”, manifestó.

Nataniel Hernández, dirigente del Centro de Derechos Humanos, Digna Ochoa de Tonalá, quien acudió al sepelio expresó su consternación por el asesinato del activista.

“Nos pone a todos en una situación de alto riesgo. Nuestra labor de defensores, como los periodistas, es una labor peligrosa y no tenemos ninguna garantía de protección de parte del Estado mexicano”, manifestó.

Durante la celebración religiosa en la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, el párroco de la iglesia pidió respeto entre las diferentes formas de pensamiento. “No podemos acostumbrarnos a mirar estos hechos aislados, separados y como cosa natural. No podemos estar acostumbrados a ello”, aseveró.

ONU y ONGS nacionales condenan homicidio

Al condenar el asesinato de Sinar Corzo Esquinca, organismos nacional e internacionales de defensa de los derechos humanos, exigieron al gobierno federal que haga una investigación profesional y exhaustiva para castigar al autor del delito.

En un comunicado, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU- DH) repudió el homicidio de Corzo Esquinca, que podría ser el primer caso de una persona defensora de derechos humanos asesinada en 2019.

Los organismos firmantes -entre ellos, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y la Red “Todos los Derechos para Todas y Todos”—recordó que Sinar Corzo “participó en el acompañamiento a procesos comunitarios y sociales como la lucha de los locatarios del Mercado Público Coloso de Piedra, quienes exigieron al gobierno del estado de Chiapas la construcción de espacios dignos para la venta de sus productos, así como la pavimentación de la carretera del Ejido la Línea”.

Anuncios