Reunión histórica de líderes y pastores evangélicos en Chamula

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 15 Julio.- Líderes y pastores evangélicos se reencontraron el viernes pasado en San Juan Chamula y realizaron una celebración después de más de 24 años, en la comunidad Pilalchén con la participación de unos 500 protestantes, informó el pastor Esdras Alonso González, dirigente del Ejército de Dios y de la agrupación Alas de Aguila 2000.

El dirigente calificó el encuentro como un hecho histórico, pues recordó que durante años prevaleció la intolerancia religiosa. “Fue un momento de convivencia, de compañerismo, de reencontrarnos los líderes después de tanta lucha y ver ahora el fruto con los cambios que se han dado en Chamula”, comentó.

Comentó que los líderes históricos de aquellas luchas que se reunieron son Domingo López Angel -ahora convertido al islam-, Manuel Collazo Gómez, Juan Pérez Pérez, Mariano González Heredia, Salvador González Heredia, Hermelindo Jiménez -todos originarios de Chamula pero expulsados en su momento- y él, que es de Oaxaca.

“Ahora hay más de 250 templos evangélicos en Chamula. Ya no hay persecución religiosa. Chamula ha dado un giro total. Hay tolerancia y respeto; hoy goza de esa tranquilidad, diversidad y pluralidad”, aseguró Alonso González.

Refirió que desde hace más de 24 años que no se reunían; “fue una celebración religiosa para saludar y reconocer el trabajo de los líderes evangélicos de lucha y estar con las bases, con las iglesias; fue un reencuentro con el liderazgo histórico”.

El pastor, señaló que es muy difícil entender aquellos tiempos de persecución, cuando entre 1970 y 1994 fueron expulsados de sus comunidades por caciques de Chamula, alrededor de 35 mil indígenas por abandonar la religión católica tradicionalistas y convertirse al protestantismo. La mayoría se estableció en San Cristóbal de las Casas.

“Hubo muchos caídos como Salvador Collazo Gómez, Domingo López Méndez, Mariano Díaz y otros que cayeron en la lucha. Ahora hay mucho cristiano en Chamula, donde ha cambiado el escenario; fue muy triste y difícil la lucha de aquellos años y hoy podemos contar la historia después de tanto sufrimiento”.

Junto con los evangélicos fueron expulsados los católicos vinculados con la diócesis de San Cristóbal de las Casas, que entonces encabezaba el ya extinto obispo Samuel Ruiz García, quienes eran acusados también de “perder las tradiciones”, ya que dejaban de tomar cervezas y posh (aguardiente de maíz) de y comprar velas, por ejemplo, mediante las cuales los caciques pretendían mantener el control político y económico en el municipio tzotzil.

Anuncios