Pianistas y bateristas en potencia

0

César Andrés Cruz Palacios y Ángel Mauricio Hernández Hernández son dos niños de 11 y 12 años, respectivamente, que han demostrado que ninguna discapacidad puede frenar el deseo de salir adelante.

Ambos estudiantes de sexto de primaria son invidentes pero gracias al apoyo de sus padres llevan cuatro años dedicándose a la música, su gran pasión.

El más pequeño, César Cruz toca el piano, actividad que aprendió hace tres años cuando ingresó a una escuela de música, sin embargo su amor a este instrumento comenzó desde pequeño cuando sus padres le regalaron un piano de juguete.

“Desde chiquito me gusta, tenía pianos de mentira y los jugaba. Como vieron que me gustaba mucho mis papás me buscaron una escuela donde atienden bien. Si te esfuerzas mucho es fácil aprender”, dice riendo este niño que ha tocado para diversos programas de radio en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Por su parte, Ángel Mauricio Hernández toca la batería, lo que le ha servido para relacionarse mejor con sus compañeros de la escuela, quienes lo felicitan por su talento y determinación.

“En navidad pedí una batería y me la regalaron y desde ahí empecé a tocar. Mis papás también me buscaron una escuela y ahora por ejemplo en mi cumpleaños toqué la batería y todos mis amigos se quedaron sorprendidos. Yo solo puedo decirle a la gente que no importa si tienes una discapacidad porque si algo te gusta no hay nada imposible”, mencionó.

Estos jóvenes dijeron que si alguien los quiere para amenizar un evento ellos con mucho gusto asisten, de hecho aseguraron “vamos gratis, no más que nos de la comidita”.

Anuncios