A 12 años del Stan

Desde el 2005 para Chiapas el 4 de octubre es una fecha marcada por la tragedia. Y es que fue en ese año cuando la costa de nuestra entidad fue azotada por el huracán Stan, considerado uno de los más mortíferos en los últimos años.

Le fenómeno dejó afectaciones en 41 municipios tras el desbordamiento de más de 80 ríos. Así como el deceso de personas, daños materiales y reubicación de comunidades.

A pesar de que han pasado 12 años del huracán las afectaciones de su paso por Chiapas siguen visibles.

 

La deuda con los afectados cada vez es mayor; los damnificados aun padecen la perdida de sus bienes materiales y le lloran a sus muertos, a los que vieron irse mientras los ríos crecían y se salían de sus cauces arrasando con todo lo que había a su paso.

El stan es tristeza, impotencia y coraje porque a tantos años las victimas del fenómeno natural siguen viviendo sin certeza jurídica en hogares que tan solo sirvieron para enriquecer a gobernantes estatales y federales, quienes se olvidaron del dolor y vieron la oportunidad perfecta para acreditarse 20 mil millones de pesos que servirían para una digna reconstrucción.

Los afectados del Stan ocupan hogares sin servicios básicos como agua, drenaje y electricidad, y por si fuera poco tienen que ver como las autoridades se jactan de apoyar a otros que han sufrido daños por desastres naturales cuando ellos son ejemplo de que este tipo de afectaciones solo sirven para que los políticos se enriquezcan con el dolor ajeno.