EL CALAMBRE / ALERTA OPINA – Martes 5 de Septiembre del 2017

EL CALAMBRE

La fugaz detención de Nemesio Ponce tiene nombre y apellido: Roberto Albores Gleason.

 

Cuando Juan Sabines descansaba plácidamente en Acapulco, Guerrero, aconteció la desgracia que marcó un antes y un después en la administración de Enrique Peña Nieto, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

 

A instrucción de Peña, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, pasó sus buenas temporadas en Guerrero, donde Sabines lo buscó una y otra vez hasta que fue atendido. En la reunión se habló de todo, el estado que guardaba Chiapas fue el principal.

 

Sabines acompañado de Nemesio Ponce y Ernesto Gutiérrez Villanueva, dieron cuenta a Chong de la situación de Chiapas porque claro que la conocían y muy bien, la acababan de dejar y le dieron la radiografía completa.

Chong le pidió a Sabines operar en torno al caso Ayotzinapa, luego de la tempestad (a medias), negociaron y le fue concedido el Consulado de Orlando, por supuesto con la venía del presidente Peña.

Todo parecía bien hasta que a la Secretaría de Relaciones Exteriores llegó Luis Videgaray y Sabines estuvo a punto de dejar el consulado. El motivo: los desencuentros que tuvo el equipo de Videgaray con el equipo de Sabines, durante la campaña presidencial, cuyo coordinador era el ahora canciller.

La conciliación derivó en un acuerdo: trabajar Chiapas. El trabajo era y es operar la maquinaria sabinista a favor del candidato de Videgaray: Roberto Albores Gleason, moción que comparte el secretario de Gobernación.

Sabines dispuso pues a sus dos operadores, a Nemesio y a Ernesto, quienes a pesar de sus desencuentros los une el mismo objetivo y han estado con todo formando estructura por el Diablito.

¿Ahora se entiende el calambre?

 

LA EX

 

¿Alguien sabe dónde anda la ex consejera presidenta del IEPC Chiapas? Sí, la que puso a Chiapas en el contexto nacional de la corrupción al violar una y otra y otra vez las leyes electorales.

Pues resulta que María de Lourdes Morales Urbina, aquella que no cumplió con el principio de paridad en las pasadas elecciones y quien fue partícipe del mega fraude del voto en el extranjero, hace y deshace en la Delegación de Prospera Chiapas.

Aprovechando las ausencias de la recién nombrada delegada Sasil de León Villard, que anda en busca de una senaduría, Morales Urbina coordina todas las acciones incluyendo los despidos injustificados.

Apenas llegó y vía telefónica despidió a cuantos pudo para colocar a su gente, lo que llevó a la desaparición de la Subdirección Administrativa y a la partida de la mitad del personal de la Coordinación Operativa.

Obviamente en su mayoría quedaron dados de alta como aviadores, que trabajaran en los actos proselitistas de León Villard.

En ese tenor debe saber que las recompensas por haber el trabajo sucio no paran, recuerda usted el incidente en el informe de Roberto Albores Gleason, en donde un sujeto de gorra roja llamado Héctor Rivera agrede a dos periodistas, pues ¿quién cree que tiene nuevo puesto y se jacta de despedir a quien deseen? Nada más y nada menos que Cecilia Gordillo, esposa de este nefasto personaje.

En Chiapas, violar las leyes electorales es redituable, ¿verdad Lulú?

 

LA FRASE.- “Todo pinta a que PAN, PRD y MC acordaron un frente amplio para dar a María Elena Orantes su segunda candidatura a gobernadora de Chiapas”: @jjconfines.

 

DEP.- La historia de Tuxtla Gutiérrez, la moderna, conservará un momento importante en los años 60, cuando se constituyó el Obispado, fue José Trinidad Sepúlveda Ruiz-Velasco, de Atotonilco el Alto, Jalisco, su primer obispo. Sepúlveda ha muerto. Su nombramiento fue exactamente el 20 de mayo de 1965 y su consagración el 25 de julio de 1965. Integrantes de la ahora Arquidiócesis de Tuxtla han informado que el deceso ocurrió en Guadalajara y que será trasladado a Tuxtla Gutiérrez, para ser sepultado en una cripta dentro de la Catedral de San Marcos.

 

Escríbame:

opinajoaquin@gmail.com

Anuncios