Candil de las redes oscuridad del IEPC

Esta semana puede resumirse en tres palabras: “la vieja confiable”. Esta oración expresa la confianza en una alternativa clásica y descartar las otras opciones ante un problema, como por ejemplo los supuestos hackeos a la cuenta de twitter del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana y el comentario de reclamo de la esposa de Enoc Hernández en su perfil de Facebook.

 

Ambas situaciones fueron excusadas con un supuesto hackeo, pero sin lugar a dudas fue un error humano y en el segundo caso un impulso descortés; ahora bien nos centraremos en el caso del IEPC que es un Órgano Publico Local Electoral, que tiene un presupuesto bastante amplió para evitar este tipo de situaciones.

 

Para quienes aún no lo sepan, el pasado lunes ocho de mayo desde su cuenta oficial de twitter se retuitearon y se dieron “FAVS” (Favoritos) a tweets de páginas pornográficas homosexuales, en donde se mostraba sexo muy explícito y para sorpresa de muchos aunque los retweets se eliminaron, los “FAVS” continuaron por horas y los administradores de la cuenta del IEPC lo ignoraban por más que cientos de usuarios les comentaban en esta red social que los favoritos seguían ahí.

 

 

Así fue como horas después anunciaron un supuesto hackeo e inició una cacería de brujas, por saber quién había cometido dicho error. Antes que nada hay que mencionar quienes administraban la cuenta oficial del IEPC: El primero de ellos y con quién se debió iniciar la cacería es Oswaldo Chacón Rojas, presidente del OPLE; amante de las redes sociales y quien se ha atrevido a retwittear desde la cuenta oficial cosas personales de su propio perfil, promocionando conferencias jurídicas y opiniones que nada tienen que ver con el Instituto Electoral. El segundo era Jaime Antonio Guillén Albores, Jefe de la Unidad de Comunicación Social; que fue despedido al día siguiente por tan bochornosa situación, sin haberle comprobado que él haya sido el culpable. Y el tercero es el community manager de la misma área, a quién también se le solicitó su renuncia.

 

Esto demuestra que las redes sociales de un Órgano tan importante, está en manos de gente inexperta y quizás Chacón Rojas debería explicar el por qué sucedió esta situación, si cuando realizó el cambio de imagen al Instituto se renovaron muchas cosas como fue el logo, la remodelación de las instalaciones, la vestimenta del personal y finalmente el uso y manejo adecuado de las redes sociales.

 

Lo anterior demuestra dos cosas, que ese gastó millonario que fue el cambio de imagen, realmente no sirvió de nada porque las redes sociales siguen funcionando de la misma manera. No es la primera vez que se retwittean cosas ajenas al Instituto, pero si es la primera vez que resulta ser material pornográfico, pero ¿Por qué en esta ocasión solicitar renuncias y en las otras no? ¿Tendrán algo que ver las preferencias sexuales? De ser así se estaría incurriendo en un grave delito, demostrando la homofobia del Presidente del Instituto de un organismo que debiera ser la casa de todos los sectores y grupos de Chiapas.

 

Ahora bien, en qué se usó todo ese dinero invertido en el uso y manejo adecuado de las redes sociales, si por lo visto el error cometido es porque manejan varias cuentas en un mismo celular, lo cual demuestra que el gasto de datos celulares corre a cargo del personal y no del Instituto, cuando debiera existir un celular o tableta única y exclusivamente para el manejo de redes sociales.  Chacón Rojas también administra la cuenta y se lavó las manos de lo sucedido.

 

Con las solicitudes de renuncias y la colocación provisional de Pedro Sergio Becerra Toledo, al frente del área de comunicación social, que por cierto es abogado de profesión; queda demostrado algo, a Oswaldo Chacón no le interesa en los más mínimo el buen funcionamiento de las redes sociales del Instituto que representa, si coloca en cargos a amigos suyos sin importar la experiencia o profesionalismo de los mismos.

 

No es posible que el titular de la unidad de comuniacion social y el community manager, no hayan sabido eliminar los “FAVS” que estuvieron horas en la red social. Por otro lado nos cuesta trabajo entender que los dos jefes de unidad de comunicación social que ha tenido bajo su cargo, ninguno haya tenido experiencia en el manejo de medios y sobre todo en el ámbito electoral. Asimismo Chacón qué tiene que hacer administrando las redes sociales cuando sus funciones son otras.

 

Así las cosas con el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana, en donde el dinero que se usó para capacitar al personal en el buen manejo de las redes sociales no sirvió para nada, esto sin hablar de los costos inflados para atraer seguidores en Facebook. Además del tráfico de influencias, pues corre a un amigo y mete a otro sin importar la imagen del Instituto que de por sí ya es deplorable. Analicémoslo un momento: Si no pueden controlar algo tan sencillo como son las redes sociales, cree usted qué podrá llevar a buen puerto la próxima jornada electoral y que decir del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), se vaticina un caos democrático.

 

Solo nos queda decir que como en este medio ya se había mencionado, Oswaldo Chacón Rojas, era INElegible por haber fungido como rector de la Universidad Intercultural de Chiapas, esto porque dicha Universidad es un órgano descentralizado del gobierno del estado y por lo tanto su titular pertenecía al gabinete ampliado del gobernador. Esto pasa por colocar personas a cargo por amistad o deuda de favores y hoy estamos viendo las consecuencias.