Publicidad...

Son el color y el sabor del centro de Tuxtla; madrugan, viven una odisea para transportarse, se instalan en las banquetas y sacar el día es un reto que complican los Fiscales del Ayuntamiento.

Es común observar que en esta temporada, en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez empiezan a llegar algunos productos característicos por el tiempo breve de su cosecha.

En las calles del centro de la capital, a escasos metros de los mercados públicos municipales, encontramos a varias vendedoras tradicionales, conocidas como canasteras, con productos característicos que llenan de color y sabor las banquetas.

Encontramos a Doña Norberta, una señora de la tercera edad, que ofrece productos de trae de la Rivera de Galecio Narcía, perteneciente al municipio de Chiapa de Corzo.

Norberta Pérez – Canastera
“La calabacita, la papausua…
… y limón que tengo”.

“Me lo traen de la rivera de Galecio, solo eso traigo, solo eso es mi venta, eso es todo.

Estas vendedoras ofrecen productos que son consumidos por las familias que viven en Tuxtla Gutiérrez, pero que no se cosechan en la ciudad. En estas calles también encontramos a Doña Martha que trae todos sus productos de las diversas rancherías del municipio de Malpaso.

Martha Pérez – Canastera
“Lo que traemos son la carambola, maracuyá…
… y también yaca”.

“La yaca es para jugo, la carambola…
… para jugos”.

Además del breve tiempo en el que ellas pueden mercar con sus productos, otra amenaza latente son los fiscales del municipio, que constantemente desalojan a los vendedores ambulantes, incluidas ellas.

Martha Pérez – Canastera
“De repente traemos flor de calabaza…
… son temporales”.

“Dicen que si no respetamos nuestra área nos van a retirar…
… lo que vendemos.

“Los fiscales, sea de allá arriba…
… nos quieren retirar”.

Publicidad..
Reportero de @alertachiapas y comunicador tuxtleco. Licenciado en comunicación y apasionado por el diseño gráfico. Participante activo de eventos culturales de sociedad civil. Creador audiovisual, gestor de proyectos y promotor cultural de Chiapas.

Deja un comentario