La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) dice sí al regreso a clases presenciales, pero si se cumplen con 13 puntos condicionantes que planteó en conferencia de prensa, luego de dar a conocer una encuesta que desarrolló con las y los docentes de México.

Para llegar a definiciones, la CNTE encuestó hasta el 20 de abril a 18 mil 063 trabajadores de la educación, con el fin de conocer riesgos y condiciones de salud y trabajo ante la pandemia por el COVID-19.

Los resultados arrojaron resultados que permite ver la no viabilidad de regresar a las aulas porque no se cumplen con las garantías de sanidad y, con la vacunación a personal docente, se deja a la deriva al alumnado y sus familias.

Algunos de los resultados son los siguientes: 7 de cada 10 trabajadores de la educación está en población de mayor riesgo al contagio del coronavirus: 22.1% por enfermedad, 32.4% por vulnerabilidad y 12% por edad. Un 33.5% no corre riesgo.

Asimismo, 7 de cada 10 trabajadores manifestó tener riesgo de contagio durante su traslado al centro de trabajo.

Sobre las condiciones de las escuelas, dos de cada 10 tiene aulas amplias para guardar sana distancia, sólo la mitad tiene patios techados, cuatro de cada 10 no tiene agua potable en este momento, 8 de cada 10 escuelas no están preparadas para dotar de agua potable a la comunidad para realizar las medidas de higiene y tres de cada 10 no tiene drenaje.

Por ello, presentó 13 puntos para el regreso a clases presenciales: que la vacunación sea para toda la población; que exista semáforo verde en la entidad; dotar cada mes de artículos de higiene y limpieza para la población educativa y túneles sanitizantes; garantizar agua potable; contar con persona médico por escuela.

También rehabilitar y construir sanitarios en las escuelas; que la cantidad de estudiantes sea acorde a las dimensiones de las aulas; considerar a trabajadores con enfermedades; garantizar que haya conectividad y buen funcionamiento del sistema eléctrico; sanitarios en buenas condiciones.

Finalmente, que haya planes híbridos en asignaturas y horarios; computadoras en las escuelas para atención híbrida; y contar con un programa federal para que en cada estado se cubran las necesidades de materiales de higiene e infraestructura y tener un regreso seguro.

Sobre los encuestados, presentaron la metodología: 48.3% fueron docentes de primaria, 19.4% de secundaria y 13.6% educación especial, entre otros.

Sobre el medio en el que laboran, 58.3% urbano, 22.5% rural, 14.2% semiurbano y 6.2% indígena.

Se encuestó a 74.5% de personal docente, 7.2% directivos, 4% personal de apoyo y 1.9% de educación especial.

“Queremos volver, pero de manera responsable, por eso exigimos garantía para salvaguardar a los educandos y sus familias, porque con la vacunación solo se está cubriendo una de las condiciones”, manifestaron en la conferencia los liderazgos de la CNTE en los estados.

More

Deja un comentario