La noche del 13 de abril inició el derribo de árboles en el Libramiento Sur por la construcción del paso a desnivel, acción que debe ser compensada al doble y que se invierta en infraestructura vegetal como efecto de restauración, sugirió Juan Carlos Franco Guillén, presidente de la asociación civil Cecropia Soluciones locales a retos globales.

“Yo espero y sugiero que en el proyecto integral se considere la infraestructura vegetal, que quiero decir con esto: los árboles tienen un ciclo de vida, los que están en esta región necesitan mantenimiento y hay especies importantes: cupapés, caobilla y más, que son especies de importancia fuerte para la ciudad y para Chiapas, no solo por la belleza sino por la diversidad por la fauna que la habita, lo que sugiero como Cecropria es que se invierta en infraestructura vegetal como efecto de restauración por el derribo que se está haciendo”, consideró.

Datos extraoficiales apuntan a que en la zona se derribarán alrededor de 100 árboles. El ambientalista, en entrevista, indicó que por el diseño de construcción, se puede apreciar que desaparecerán la hilera de árboles que está en esa parte del Libramiento.

“Ojalá hagan todo el trámite correspondiente, una solicitud de derribo y con el nuevo reglamento tienen que compensar los derribos, esa compensación a manera de sugerencia debe ir más allá de los que marca la normatividad municipal y estatal, se va a requerir inversión para reponer las especies e incluso ampliar la cobertura forestal en la región de impacto del proyecto, es decir que en las banquetas se contemple duplicar la cobertura de copa, es decir la cantidad de sombra y no solo que haya solo concreto”, agregó.

Sobre la obra, el presidente de Cecropia consideró que la planeación debe tener un análisis quirúrgico adaptable en los escenarios de Tuxtla Gutiérrez, porque si bien es necesaria la inversión, se debió considerar el impacto local, regional y mundial, que debería ser con un enfoque integral y no “autocentrista”, es decir que solo beneficia  al vehículo.

La obra, agregó debió estar apegada a la Ley General de Cambio Climático y la Ley General de Asentamientos Humanos, instrumentos que orientan inversiones para tener sustentabilidad y así considerar la transición de México hacia la reducción de gases de efecto invernadero, y así ver más allá de una solución al flujo del transporte.

Juan Carlos Franco propuso que la obra, si bien no se puede replantear, sí se pueden agregar variables que apunten a la movilidad, sustentabilidad y la parte económica; incluso, puntualizó, que en lugar de hacer una construcción elevada podría ser más benéfico un paso como el del Libramiento Sur y Carretera a Villaflores, porque no daña la movilidad local.

More

Deja un comentario