Tuxtla Gutiérrez.-  Este martes 11 comunidades, ejidos y pueblos de los municipios de Chapultenango, Francisco León, Ixtacomitán, Tapilula, Rayón y Pantepec, ubicados en la zona norte de Chiapas que resultaron afectados por las lluvias generadas por el paso del huracán “Eta” en noviembre de 2020, denunciaron abandono y falta de atención de las autoridades.

 

“Cada una de las comunidades están preocupadas por la falta de atención de las autoridades locales, estatales y federales. Sobresale la poca importancia al problema de las familias albergadas de San Vicente y Santa Cruz (Tapilula), San Antonio El Canelar (Rayón), Candelaria (Francisco León), Carmen Tonapac, San Antonio Acambak y Valtierra (Chapultenango), abandonados a su suerte, promesas de reubicación y compra de tierras, mismos que hasta la fecha no se concretan.

 

“Creemos que existe menosprecio de las autoridades hacia los pueblos zoques del norte de Chiapas porque se sigue privilegiando las atenciones y los fondos para la reparación de carreteras y caminos, dejando a un lado la reconstrucción de las viviendas y la agricultura.

 

“Como siempre, los pueblos indígenas somos víctimas de las malas decisiones porque el Fondo para Desastres Naturales (FONDEN) fue desaparecido por el gobierno, y ahora, no cuenta con reglas de operación, por lo cual, no existe un plan de reconstrucción para los pueblos zoques”, explicaron los representantes de las comunidades zoques.

 

Detallaron que ancianos, niños, mujeres y hombres de 20 familias del poblado San Antonio El Canelar se encuentran albergados y abandonados en una escuela de la cabecera municipal de Rayón; otras 36 familias zoques de Candelaria viven refugiados en el ejido San José Maspac, de Francisco León, perdieron casas, parcelas y ganado

 

Otras 17 familias del ejido Carmen Tonapac, municipio de Chapultenango construyeron sus casas improvisadas con sus propios recursos. En el ejido San Antonio Acambak, municipio de Chapultenango seis viviendas presentan afectaciones, la escuela secundaria se colapsó y la estructura del puente está a punto de colapsarse.

 

“En el caso del Ejido Nuevo Esquipulas Guayabal, municipio de Rayón los caminos quedaron totalmente destruidos, además, varias parcelas donde trabajan los ejidatarios presentan deslizamientos y en consecuencia se perdieron varias cosechas de maíz, frijol y calabaza de 197 ejidatarios y 35 agregados.

 

“La carretera desde la cabecera municipal de Rayón hacia Pantepec se encuentra totalmente destruida en un tramo de 650 metros, afectando a otros pueblos, sin que hasta el momento, ninguna tenga presupuesto para repararla. Ahora, solo tenemos puras promesas de dictámenes de Protección Civil”, concluyeron.

 

 

More

Deja un comentario