JusticiaAsí #PolitiqueríaNo

OPINIÓN “Los puercos machos”, como refiere el investigador, ya se metieron al chiquero para usar a Mariana para sus fines, los más perversos: llegar al poder.

Samuel Revueltas

Mariana, su feminicidio, vino a desenmascarar la inmundicia del ser humano. Su deceso develó el fallo social en el que estamos sumergidos y la doble moral del que pide #JusticiaParaMariana pero por otra parte acosa a las mujeres en redes, somete y violenta.

Cito al chiapaneco Ernesto Zarco, investigador en el Global Migration Center University of California Davis: “El feminicidio es estructural. Culpables son los violadores y un sistema institucional precario, machista, ciego a los acontecimientos necro-político.

“El ejercicio del poder sobre los cuerpos de las mujeres no deja de consumirse, se reproduce una y otra vez; desde la asquerosa violación y sigue, hasta después de la represión, vergüenza y humillación de las instituciones y sociedad. A Mariana (desgraciadamente, como a muchas otras) la mataron los puercos machos, el pueblo, el Estado, la universidad y por supuesto, la sociedad”.

“Los puercos machos”, como refiere el investigador, ya se metieron al chiquero para usar a Mariana para sus fines, los más perversos: llegar al poder.

En pleno arranque de los procesos electorales nacional y local, clásico de las y los priistas, empezaron a deslizar mensajes en contra de sus oponentes para bajar del carro, valiéndose del luto nacional, a sus contrincantes. Llaven siendo fiscal tiene la culpa, dicen unos; la forma de ejercer la política de MORENA es la responsable, dicen otros.

Los tiempos cambian pero las formas no, fondo es forma, y la forma priista clásica como clásicos sus caciques designados para competir tienen bien diseñada su estrategia: la del lodo.

A Mariana la mató la indiferencia institucional como muerto está el avance de la política de principios que tenga en la mira el servicio del poder para el pueblo. Doblemente lamentable.

More

Deja un comentario