Rubí Zúñiga.

 

Tuxtla Gutiérrez.- Con una técnica avanzada en la que una maquina conocida como corazón-pulmón, que hace el trabajo del corazón mientras éste se encuentra parado para realizar un procedimiento quirúrgico, una menor de un año fue operada con éxito del corazón.

La menor padecía Hipoplasia de Arco Aórtico con Coartación Aórtica, Comunicación Interventricular y Persistencia de Conducto Arterioso, padecimientos que comprometían la vida de la niña.

 

“La cirugía que se realizó consistió en una corrección en un solo tiempo quirúrgico, en la cual se realizó el cierre del conducto arterioso, la reparación del arco aórtico quitando el segmento enfermo y movilizando la aorta sana para unirla hasta la base de las arterias subclavia y carótida común izquierdas, posteriormente, se cerró la comunicación interventricular con un parche de pericardio bovino”, detalló Daniela Miranda López, Cirujana Pediátrica Cardiotorácica del Hospital de Especialidades Pediátricas.

La especialista resaltó que la “ventaja de realizar esta cirugía es que, la paciente recupera al 100 % la función del corazón”, por lo que el órgano “puede trabajar normalmente sin tener obstrucciones”, lo cual evita que continúe con el daño.

 

“El cierre de los cortocircuitos, en este caso del conducto arterioso y de la comunicación interventricular, detiene el daño de la vasculatura pulmonar y la posibilidad de hipertensión arterial pulmonar”, indicó.

 

La cirujana pediátrica aceptó que por la complejidad del caso la cirugía “fue un reto para todo el grupo de médicos que intervinieron”, el cual estuvo integrado por cardiólogos, intensivistas, hemodinamistas, anestesiólogos, enfermeras, pediatras, perfusionistas, rehabilitadores, nutriólogos, cirujanos y trabajadores sociales del Centro Regional de Alta Especialidad de Chiapas.

 

More

Deja un comentario