El empresario Jorge Martínez respaldó la denuncia de la regidora Adriana Guillén en contra de Carlos Morales, presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, por violencia política en razón de género.

Por ello, lamentó que hoy el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) haya retirado de la sesión el punto 10, donde se analizaría la sanción en contra del alcalde.

Sin embargo, confió en que el árbitro electoral lo haya pospuesto para hacer un verdadero análisis donde se imponga una sanción justa, que no dé cabida a elementos que justifiquen la violencia que ejerció en contra de la regidora.

En la sesión, quien solicitó aplazar el punto fue la consejera María Magdalena Vila Domínguez, quien fundamentó que se debe aplicar la normatividad actual luego de la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidara la Ley Electoral que votaron las y los diputados, para así garantizar principios como el de certeza jurídica, constitucionalidad y seguridad jurídica en los procedimientos administrativos sancionadores.

El empresario Jorge Martínez fue enfático en que los ataques del presidente municipal en contra de Adriana Guillén, representan un retroceso en términos de democracia y garantía de no violencia a las mujeres.

Agregó que los alegatos presentados por Carlos Morales carecen de empatía, al defenderse que sus dichos fueron como réplica a pronunciamientos hechos por Adriana Guillén y que no está comprobado que hayan causado alguna afectación psicológica.

Jorge Martínez puntualizó que el IEPC es una institución que debe medir parejo y por ello es necesario que si retiró el punto donde se analizaba la sanción, sea para imponerse de manera ejemplar.

More

Deja un comentario