in

Detectan “cachirules” en programa para personas con discapacidad

Una madre de familia esperó dos años para el beneficio de su hija, en ese lapso descubrió a personas inscritas sin discapacidad

Samuel Revueltas

 

En el Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad existen personas que no cumple con los requisitos para ingresar que están cobrando un beneficio que no les corresponde, denunció una madre de familia en redes sociales.

Marycarmen Mendoza narró que desde diciembre de 2019 empezó con los trámites, cuando por su casa pasaron para censar, entregó documentos y le tomaron fotografías a su hija.

Fue hasta abril de 2019 cuando, ante el desconcierto de porqué no había recibido el beneficio, que acudió a la oficina de Bienestar; la información que recibió fue que habían perdido la información que tendrían que volver a censar. Cuatro meses volvió y, de nuevo, le dijeron que no estaba registrada, de nuevo también fue censada.

“En enero de este año por casualidad me entero de dos situaciones relacionadas con el programa, la primera es que una persona sin discapacidad era beneficiada con el programa y la segunda fue que tres familias descubrieron que alguien más estaba cobrando los apoyos que estaban a nombre de sus familiares, hicieron las denuncias correspondientes y solucionaron la situación”, denunció.

En febrero volvió a Bienestar y no hubo respuesta favorable; el 15 de junio recibió la visita de un servidor de la nación y, por cuarta vez, entregó documentos de su hija, a cambio le dieron un comprobante.

“Cinco meses después recibo una llamada para citarme en las instalaciones de la secundaria López Mateos para hacernos entrega del recurso para las personas con discapacidad, me solicitaron otra vez copias de los documentos que ya había entregado en cuatro ocasiones anteriores, también me dieron la opción de no llevar a mi hija y hacer una video llamada para verificar su existencia y discapacidad, para evitar algún contratiempo decidí llevarla”, explicó.

Luego de una serie de solicitudes más, como la actualización de la CURP que dos años antes había entregado por primera vez, pedirle dos juegos de las copias, y más, Maycarmen decidió renunciar al recurso.

“Yo iba con mi hija, en su silla de ruedas, sola, quienes la conocen saben que su discapacidad es de gran dependencia, decirle a mi hija espérame tantito voy al ciber a sacar tu CURP, no es una opción, llevarla conmigo por las calles destrozadas de la zona, tampoco es viable. Así que no, no exageré, la inclusión y la visibilización de mi hija va mucho más allá de la beca económica que el gobierno da. Estoy muy enojada y harta, dos años de burocracia, la dignidad de mi hija no se vende”, aseveró.

Luego de haber hecho pública su denuncia, Marycarmen informó que al fin recibió la tarjeta para ser beneficiaria de este recurso.