in

Despiden injustificadamente a trabajadores del IAP

Fernando ÁlFernando Álvarez Simán obligó a empleados a pagar de su sueldo una prueba de no contagio de COVID; cuando la situación se dio a conocer, despidió a quienes creyó hicieron la denuncia.varez Simán los señaló por haber denunciado que el IAP exigía a trabajadores pruebas COVID para volver a trabajar, pero no fueron ellos.

Eric Ordóñez.

 

Tuxtla Gutiérrez.- Primero los obligó a pagar de su sueldo una prueba de no contagio de COVID; cuando los trabajadores dieron a conocer la situación, despidió a quienes creyó hicieron la denuncia. Es Fernando Álvarez Simán, presidente del Instituto de Administración Pública del Estado de Chiapas (IAP).

 

Álvarez Simán, quien ha ocupado cargos de dirección en la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), y se asume como analista político y humanista, en marzo pasado retomó la palabras de Naguib Mahfuz en un artículo publicado en un diario local, “Dios no cambiará la condición de un pueblo mientras éste no cambie lo que en sí tiene“.

 

Sin embargo ahora, cuando el pueblo trabajador de Chiapas denunció las medidas extralegales que implementó al obligarlos a demostrar que no estaban contagiados con el virus SARS-CoV2 (COVID-19),  los reprimió.

 

Hay que recordar que el pasado 01 de septiembre, Alerta Chiapas dio a conocer que Fernando Álvarez Simán condicionó a los trabajadores a que,  para reincorporarse a sus actividades laborales, deberían realizarse y costear de sus recursos personales, la prueba de detección del virus SARS-CoV2 (COVID-19).

Tras la denuncia, Fernando Álvarez Simán culpó a un chofer y a un administrativo, de haber dado a conocer este hecho que además de mermar su economía, viola preceptos éticos y legales.

 

Los trabajadores lamentaron la violencia laboral que el funcionario ejerce contra ellos. Dijeron que esto no corresponde con la ética y los valores que debe tener un servidor público. Aseguran que el Instituto vive la peor administración en su historia.