in

Crisis en el cultivo de cacao en Chiapas

Investigadora de la UNACH propone utilizar prácticas agroecológicas para darle el valor agregado a la producción y rescatar de la crisis a los productores

Las prácticas agroecológicas podrían ser facilitadoras en el proceso de cultivo de cacao, lo cual ayudaría a sus productores a salir de la crisis por la que atraviesan, consideró Sandra Isabel Ramírez González, investigadora de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH).

La ingeniera agrónoma con especialidad en Manejo Biológico de Cultivos indicó que existen métodos para que los productores en la entidad puedan acceder e implementar a estas prácticas que se desarrollan mediante el absoluto uso de material genético, cien por ciento de la región.

“Los rendimientos no son los mejores, los productores están también atravesando por severas crisis económicas y las prácticas agroecológicas implementadas en los cultivos pueden ser una alternativa viable, tanto en la parte técnica del rendimiento como ecológica y economía”, aseguró.

Agregó que hay sectores que prefieren importar materiales por rendimiento o por cierta tolerancia a enfermedades; sin embargo, dijo que han detectado en las plantaciones materiales criollos de alta calidad y alto rendimiento, que aplicando técnicas de integración pueden multiplicarse mediante programas de renovación de plantaciones.

En la entidad, especialistas, técnicos y productores de cacao trabajan de la mano en la selección de los mejores materiales que, mediante procesos de injerto o renovación de plantaciones, se pone en manos de los productores para mejorar la calidad del cacao.

“Otras prácticas que podemos desarrollar es incrementar el número de especies que están dentro de la plantación de cacao y especies de tipo acompañante. Hay plantaciones que hemos encontrado que no tienen muy buena sombra, entonces lo que se hace es implementar cultivos de sombra que puedan tener múltiples propósitos o funciones, uno darle sombra y que también sean especies maderables o que brinden frutos, que abonen al sistema y tener la venta de los productos derivados, por ejemplo la pimienta, vender las semillas de pimienta o si es maderable vender la madera”, ejemplificó.

Finalmente, la especialista puntualizó que una de las problemáticas que han detectado, es que en algunas regiones se ha generado una pérdida de plantas que anteriormente se cultivaban dentro del sistema de producción del cacao, pero que en la actualidad se han dejado de producir por desuso o porque la gente ya no le encuentra valor para comercializar.