in

En riesgo atención integral a menores víctimas de abuso sexual

La Fundación Granito de Arena que atiende casos de violencia sexual contra menores de edad en Chiapas, está en riesgo de cerrar debido a la falta de recursos, le pegó la pandemia.

Tuxtla Gutiérrez.- La Fundación “Granito de Arena”, que atiende casos de violencia sexual contra menores de edad en Chiapas “está en riesgo de cerrar”, debido a “la falta de recursos”, aseguró la presidenta, Elena Torres Villanueva.

“La pandemia nos pegó mucho porque la fundación subsiste gracias a que realizamos constantemente eventos donde recaudamos fondos, pero por la contingencia no hemos podido llevar a cabo ninguno de forma presencial y  laboramos casi sin recurso”, aseguró Elena Torres.

La presidenta de “Granito de Arena”, lamentó que la fundación opere en número de rojos, pues además durante la contingencia han tenido un tenido un incremento de atenciones, pues tan solo en julio atendieron 18 denuncias, de las cuales 1 fueron por abuso sexual.

“Estamos muy preocupados porque de seguir así no sabemos cómo vamos a mantener la atención,  porque nosotros damos  un acompañamiento integral y no podemos decirle a la gente que solicita nuestra ayuda que le vamos a disminuir las terapias o el apoyo, la verdad estamos pasando por una situación crítica, que requiere del apoyo de la gente”, indicó.

Elena Torres agradeció el apoyo de empresarios locales, quienes pese a la contingencia han destinado parte de sus ganancias para colaborar con la Fundación “Granito de Arena”.

“Pese a que en Chiapas no existe la cultura de la donación como en otros lugares sí hemos recibido el apoyo de algunos empresarios, que aunque no tienen muchas ganancias por la pandemia se han tocado el corazón y nos han brindado su ayuda, además hemos tenido respuestas favorables de los eventos virtuales que hemos realizado, sin eso yo creo que ya hubiéramos cerrado”, aseveró.

Lamentablemente por la falta de recursos obligó a “Granito de Arena” a prescindir de los servicios de colaboradores, pues ya no podía pagar los sueldos, aunado a esto temen tener que dejar sus instalaciones, pues ven complicado costear la renta.

“Tuvimos que recortar el personal, y esa fue una decisión muy difícil pero ya no podíamos pagar los sueldos. Y aunque la renta que pagamos de las instalaciones no es tan cara porque los propietarios nos han ayudado también se nos dificulta ya costearlo por eso si hay alguien que quizás nos pueda ayudar con eso estaríamos muy agradecidos”, señaló.

Elena Torres aseguró que está “tocando puertas” con organizaciones y autoridades para ver la forma de “hacer alianzas” para que la fundación continúe atendiendo a los niños de Chiapas víctimas de abuso sexual.