in

Comar niega refugio a joven hondureño, su vida está en riesgo

Su madre asegura que por una malformación en el rostro, requiere de emergencia una cirugía con médicos especialistas que lo esperan en Matamoros, Tamaulipas.

Tuxtla Gutiérrez.-   Migrantes hondureños denunciaron discriminación por parte de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), pues la institución negó la calidad de refugiado al joven Marvin Rivera de 19 años por presentar una malformación en el rostro.

La madre del joven, Ramona Betancourt Quiroz, dijo que desde enero comenzó lo trámites para “pedir refugio ante la Comar”, sin embargo a principios de de marzo le fue negada la solicitud, por lo que tuvo que apelar  la determinación de la dependencia, pero de eso ya han pasado dos meses y al parecer tendrá que esperar tres más.

La mujer de nacionalidad hondureña señaló que la Comar les ha negado la solicitud de refugio debido a que su hijo presenta una malformación en el rostro, la cual le comenzó a desarrollar hace siete años.

“A Marvin no se le desarrolló una vena y tiene como un lunar que le  fue creciendo, la malformación fue más notoria a los 12 años y por eso me fui a buscar ayuda a Nicaragua, pero cuando fui inició la guerrilla en ese país y no pudimos hacer nada, entonces le conté a mi hermana y ella me dijo que me fuera a México como pude salí de mi país”, narró la hondureña.

La madre de Marvin aseguró que  gracias al apoyo de su hermana, a su hijo ya lo esperan en Matamoros, Tamaulipas  para realizarle una operación que le ayudará con la malformación, por lo que pide a la Comar se solidaricen con su causa  y le aprueben la solicitud de refugio.

“Las autoridades migratorias me detuvieron en mi camino al norte y ellos me recomendaron pedir el refugio y les hice caso. Nosotros tenemos una constancia de un médico de Honduras en donde se avala la malformación de venas de mi hijo, yo les pido que se toquen el corazón y me ayuden para que puedan operarlo porque corre el riesgo de que se le vaya a toda la cara”, lamentó.

La hondureña aseveró que su único objetivo es llegar a Tamaulipas para que operan a su hijo, de hecho pidió que le permiten seguir el trámite desde allá para que en el tiempo de espera el joven sea intervenido quirúrgicamente.

Durante el tiempo que lleva en Tapachula, Ramona Betancourt y su hijo han sobrevivido gracias al apoyo del alto comisionado para los refugiados (ACNUR).