in

23 años sin encontrar los restos de su padre

Fue desaparecido por pertenecer a una organización del PRD y jamás pudieron encontrar sus restos.

Tuxtla Gutiérrez.- Han pasado 23 años  desde que Mateo Arcos Guzmán fue víctima de desaparición forzada en el municipio de Tila y aunque el tiempo ha pasado, su hijo Francisco Arcos  Martínez asegura que nada borra la herida de no saber qué pasó con él.

Francisco Arcos contó para la serie Memoria Viva del  Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) que su padre “fue desaparecido por pertenecer a una organización del PRD y jamás pudieron encontrar sus restos”.

Fue el 1 de agosto de 1997 el día en que Mateo Arcos Guzmán fue visto con vida por última vez, según su hijo “lo sacaron de su casa mientras tomaba café”, posteriormente “fue arrastrado rumbo al camino a Masojá Chico, luego fue apuñalado”.

“Le dieron dos puñaladas, una en la espalda y otra en el hombro, y hasta ahora no hemos encontrado su cadáver porque está desaparecido y de eso ya 23 años. Ojalá que el gobierno haga justicia, eso exigimos”, lamentó Arcos Martínez.

Por si fuera poco, Francisco Arcos aseguró que tras la desaparición de su padre fue “desplazado”, por lo que tuvo que estar “en Salto de Agua y Nuevo México”, hasta que en 2020 decidió regresar a reclamar un terreno que le pertenecía a su padre, sin embargo en esa lucha fue encarcelado, por lo que tuvo que pagar una multa de mil pesos.

Según el Frayba “el Estado mexicano es responsable de graves violaciones a derechos humanos cometidas en la zona norte de Chiapas por el grupo paramilitar Organización y Desarrollo Paz y Justicia “.