Viven de separar la basura de la ciudad, pero ahora por primera vez un Ayuntamiento les exige un pago para hacerlo; temen otro desalojo violento

 

Óscar Gurría, presidente municipal de Tapachula, la vuelva a hacer.

Personal a su cargo está exigiendo cobro de cuotas a las y los pepenadores, que viven de separar basura y que antes, ninguna administración, les había cobrado por ingresar al basurero a realizar esta labor.

De ahí obtienen ganancias evidentemente, es su medio de sustento, por lo que acusan de esta extorsión y para ello recurrieron a bloquear el acceso de la colonia Las Piedritas, para ejercer presión al alcalde.

Su labor la han realizado por años, separan material sólido, de reciclaje y de ahí lo venden para llevar el sustento a casa, actividad que incluso le sirve al mismo basurero y a la administración.

Es una actividad por la que incluso, el Ayuntamiento, no paga sueldos ni otorga derechos laborales, los pepenadores han adoptado esta labor como forma de vida.

Con esta acción, se agudiza una vez más la tensión en Tapachula, de represión a los sectores más vulnerables de la sociedad, donde sus funcionarios acosan a la ciudadanía.

Cabe decir que en días pasados, una manifestación en la Presidencia Municipal de habitantes de Pavencul, provocó el desalojo de éstos a manos de la policía, con exceso de violencia en donde agredieron incluso a activistas y periodistas y que fue nota nacional por el grado de prepotencia de la autoridad.

Los pepenadores aseguraron que están buscando dialogar con las autoridades, de preferencia con el presidente Óscar Gurría, para que en caso de que no esté enterado, ponga mano dura a sus funcionarios que están extorsionando a los más pobres.

No obstante, de manera extraoficial ha trascendido la presencia de la Policía Municipal para repetir la acción de los manifestantes de Pavencul y desalojarlos en caso de que no cese la protesta y el bloqueo de la vialidad.

Deja un comentario