in

Presidente de Bochil no puede con el cargo, ya tuvo que intervenir Gobierno

Gobierno del Estado y hasta la Federación sentó al edil para resolver los constantes bloqueos en el municipio

 

En Bochil, desde que gobierna Gildardo Zenteno, la paz social no existe, se ha apoderado el caos y el desorden, derivado de la falta de atención del presidente municipal con la ciudadanía, quienes en respuesta han bloqueado carreteras para ser escuchados.

Ante la incapacidad y la omisión municipal, el Gobierno del Estado y hasta la Federación tuvieron que intervenir y obligaron al alcalde a sentarse a escuchar las demandas en lo que denominaron Mesa de atención permanente para la paz y el desarrollo de Bochil.

En un comunicado, se indicó que el secretario de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos, encabezó la reunión en la que estuvo presente la titular de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, Josefina Bravo Rangel.

De manera textual, el boletín dice que se debe pensar en la reconciliación social “que permita a las y los habitantes llevar una vida alejada de escenarios violentos, bloqueos carreteros y retenciones de personas”.

Y es que durante este año de gobierno, desde octubre de 2018 que tomó protesta Gildardo Zenteno, en Bochil ha imperado el desorden y los bloqueos. Cada semana Bochil es noticia por la demanda de grupos de campesinos.

Incluso en tribunal del Congreso del Estado, el diputado Omar Molina solicitó su renuncia porque denunció que desde que asumió el cargo no está presente en la Presidencia Municipal y despachaba desde Tuxtla Gutiérrez.

Ante ello, por su incapacidad, el Gobierno del Estado tuvo que tomar el control de la situación y sentenció al presidente, según el comunicado, que debe haber transparencia en la administración de recursos, “sin simulaciones, que éstos sean utilizados en las principales demandas de la gente y vean a un gobierno que trabaja honestamente”.

Al edil lo obligaron entre otras cosas a tener atención al pueblo para solucionar temas como el Copladem, atención y revisión de carpetas de investigación de presos, demandas de obras de infraestructura y administración de recursos.

En esta reunión estuvieron presentes también el subsecretario de Gobierno, Jorge Cruz Pineda; el asesor de la Secretaría General de Gobierno, José Juan Ulloa Pérez y la diputada Iris Adriana Aguilar Pavón, esta última a quien el presidente ha culpado del desorden y de haber querido operar para la renuncia de los regidores y desaparecer el Ayuntamiento.

También asistieron el comisionado en Chiapas de la Secretaría de Gobernación, Bolívar Enrique Morales Altamirano; representantes de la Secretaría de Hacienda, Fiscalía General del Estado, de las comisiones Nacional y Estatal de los Derechos Humanos, así como del Partido del Trabajo y el sacerdote Joel Padrón.