Sufren niveles de ruido de altos decibeles, riñas, entre otros

Gabriela Coutiño

Los residentes de la privada Minneapolis y de la callejuela conocida como callejón Zapata de la colonia San Francisco Sabinal (frente a caña hueca), que alberga a varios bares en la capital chiapaneca, soportan altos niveles de decibelios hasta altas horas de la madrugada, un nivel de ruido nocturno no apto para una calle residencial.

Los vecinos se quejaron ante el ayuntamiento Tuxtleco, donde señalan que hace aproximadamente tres meses, en la calle abrieron un antro denominado Pekar, el cual sin las mínimas medidas de seguridad en lo que corresponde a ubicación y control de ruido emitido, opera desde las 8 de la noche hasta las 6 de la mañana.

En el lugar, además de los altos niveles de ruido, se registran riñas, arrancones, los clientes de los bares realizan sus necesidades fisiológicas en la calle, entre muchas de las cosas que ocurren en el callejón Zapata.

Pekar, se localiza justo al lado de una funeraria o velatorio y, frente a la escuela primaria Antara; alrededor se ubica en una zona habitación y multiples viviendas sobre el callejón que se ven afectadas por los altos decibeles de los ruidos que emiten, señala la queja.

“Entre dichos ruidos podemos mencionar música durante toda la noche; presentan shows en los cuales cuentan chistes vulgares, haciendo alusión a un vocabulario inapropiado, a penes y testículos, desde luego que son escuchados por vecinos y transeúntes. Esto al parecer se debe a que el propietario es un encumbrado funcionario municipal, quien al parecer hace las veces de asesor del presidente municipal Carlos Morales Vázquez”, dice la denuncia.

El nivel del ruido nocturno, destacan los vecinos, no les permite dormir. “Es una tortura que no se la deseamos a nadie”, por lo que señalan han recurrido a tapones.

En su denuncia, refieren que han emitido quejas telefónicas al 082 al 072 y hasta al 911, “incluso ingresaron al municipio una queja por escrito, con la cual se obtuvo la suspensión de una operación, durante aproximadamente 1 semana y dicha queja provocó que disminuyeran “un poco” el volúmen del ruido pero, reanudaron actividades sin mayor problema. Claro está que el escrito mencionado no cumplió con su objetivo”.

En su escrito, los vecinos demandan al ayuntamiento Tuxtleco el cierre del antro, y se respete los horarios establecidos en los reglamentos municipales.

Denuncia :

El antro Pekar a publicado la siguiente respuesta:

Anuncios

Deja un comentario