Fredy Martín Pérez.

Por cuatro años consecutivos, el fenómeno de El Niño, ha provocado una disminución de entre tres a seis metros de agua, en algunos de los 59 lagos del parque nacional Lagos de Montebello, que todos los años atrae a miles de persona por sus tonalidades que van del azul al turquesa.

Pero este año, el conjunto lacustre conocido como Cinco Lagos, integrado por La Cañada, Agua Escondida, Peña Blanca, El Caracol y El Perol, que según los pobladores “están conectados por ríos subterráneos”, puede verse la roca caliza y arena blanca, que hasta el mes de febrero de este año estaban cubiertos por agua.

El guía de turistas, Isaías García Sántiz asegura que en Cinco Lagos, hay una disminución en los niveles del agua, “de entre cinco a seis metros”, en lo que va de febrero a agosto de este año, pero espera que para estos días empiece a llover y los lagos lleguen a su normalidad.

Desde lo alto, en El Caracol puede apreciar las rocas calizas y parte de un playón de arena blanca, que normalmente está cubierto de agua.

Lagos de Montebello
No es la primera vez que ocurre un fenómeno como este en el parque nacional, de más de seis mil hectáreas de extensión, ya que en 1998 se registró una disminución en los niveles de agua en el lago Tziscao, que comparten México y Guatemala, pero en esa ocasión algunos visitantes aseguraban que se debía a la deforestación.

Pero en septiembre del 2010, la depresión tropical Matthew provocó que los lagos recuperarán su nivel con la lluvia y que provocó que el lago Yalpech, que durante la mayor parte del año parece un pequeño estanque y con la lluvia aumentó su volumen, lo que provocó el cierre de la carretera Fronteriza del Sur, entre el Lago Pojoj y el mirador del lago Tziscao.

La directora del parque nacional Lagos de Montebello, Odetha Cervantes, asegura que por cuatro años consecutivos los lagos han registrado “niveles bajos”, como consecuencia del fenómeno de El Niño.

Lagos de Montebello

Pero explicó que una vez que empiece la temporada de lluvias, el sistema lacustre normalizará su nivel.

Dijo que de acuerdo a la profundidad y tamaño, “hay algunos lagos que se nota más la disminución de agua” y algunos de estos hay una disminución de un metro o medio metro.
Pero en el caso de Cinco Lagos, aseguró que son tres los metros que ha descendido el lago, aunque los guías turísticos y encargados de las balsas, aseguran que son seis.

Odetha Cervantes toma como referencia la construcción de unos escalones que fueron levantados hace varios años en el lago La Cañada, para usarlo como embarcadero para que los turistas puedan recorrer La Cañada en una balsa de maderos de árboles de guarumbo.

En la actualidad, el parque nacional Lagos de Montebello ha recuperado el 100 por ciento de su masa forestal, después del incendio que se registró en 1998, que consumió el 50 por ciento de los árboles y arbustos, reveló Cervantes para aclarar que la baja en el nivel de los lagos no se debe a la deforestación en el área.

Además se trabaja en el control del gorgojo descortezador del pino y se prepara para finales de agosto, una campaña de reforestación en el parque nacional, con la participación de estudiantes, miembros de la sociedad civil, pobladores y visitantes.

El parque nacional Lagos de Montebello, cuenta con 59 lagos, pero son 19 los que los visitantes pueden tener acceso, lo que representa solo el 3 % del total del parque nacional.
Los visitantes que llegan al parque no se percatan de la disminución del agua en algunos de los lagos, solo se concretan en decir que es una “zona maravillosa y linda”.

Pero los guías de turistas que han trabajado por varios años, cuentan que “el agua llegaba hasta el último escalón”, (del embarcadero) es decir calculan entre cinco a seis metros que el lago La Cañada ha disminuido en su nivel.

En el parque nacional llueve entre ocho a nueve meses por año, pero desde febrero del 2019, es escasa la lluvia que ha caído. “Este es uno de los peores años. Esta temporada no ha habido mucha lluvia y el nivel de agua los niveles de agua se fueron hacia abajo. Esto no nos había pasado”, dice Armado dueño de una balsa en la que traslada a los turistas sobre la masa de agua de La Cañada de unos dos kilómetros de largo por tres de ancho.

Otro guía de turista que trabaja en La Cañada, asegura que la disminución en el nivel del lago este año, es el más severo, porque “ahora ha bajado más el nivel”, porque “en otros años ha bajado menos el agua”.

De acuerdo a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en febrero de este año cayeron en Chiapas, 17.6 milímetros de lluvia; en marzo, 13.1 milímetros; en abril 18.6 milímetros; mayo 5.1 milímetros; junio 102.6 milímetros y julio 26.6 milímetros.

Anuncios

Deja un comentario