Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 14 Julio.- Tres indígenas tsotsiles integrantes de una familia de cuatro de la comunidad Lázaro Cárdenas Chilil del municipio de Huixtán, murieron tras ingerir hongos venenosos; uno permanece con síntomas de intoxicación.

El jefe de la Jurisdicción Sanitaria número II, tseltal – tsotsil, Octavio Coutiño Niño, informó que las personas fallecidas son Sebastián “N”, de 48 años, María “N”, de 25 y Vicente “N”, de 20 años.

Pobladores de la comunidad señalaron que el padre de familia fue quien recolectó los hongos en el campo y que luego llevó a su hogar para su consumo.

Los cuatro integrantes de la familia consumieron los hongos, perdiendo la vida casi de forma instantánea, tres de ellos, mientras que uno logró salvar la vida, señalaron las autoridades.

La Jurisdicción Sanitaria reiteró el llamado a la población a no consumir hongos silvestres que son recolectados en el campo. Exhortó a la población a evitar el consumo de hongos silvestres comercializados en puestos ambulantes o establecimientos no regulados como mercados, ya que pueden ocasionar desde una intoxicación hasta la muerte.

La dependencia dijo que en este periodo de lluvias aumenta la recolección, venta y autoconsumo de los hongos silvestres, principalmente en comunidades la región Altos, donde la población desconoce los riesgos que ocasiona a la salud.

Señaló que no todas las especies de hongos silvestres son comestibles, existen algunos que sin el previo conocimiento pueden causar la muerte.

Solo 200 especies de hongos de las 13 mil que existen en el estado, son comestibles, mientras que seis están catalogados como tóxicos con capacidad de quitar la vida, señalaron las autoridades.

San Cristóbal de las Casas, San Juan Chamula, Chenalhó, Mitontic, Tenejapa, Teopisca y Aldama son municipios en donde se tiene un alto consumo de hongos, y por lo tanto existe el alto riesgo de que personas se intoxiquen por consumir hongos venenosos.

Los hongos aptos para consumo humano consumir presentan un color blanquecino en todo su sombrero, como las setas de los champiñones.

En tanto los hongos tóxicos se pueden identificar por su anillo levantado, tienen verrugas blancas en el sombrero y al cortarlos o estrujarlos cambian de color o tienen un olor y sabor desagradables.

De acuerdo con el tiempo que transcurre entre la ingestión y la aparición de los primeros síntomas por el consumo de hongos tóxicos, los tipos de envenenamiento se pueden dividir en corta incubación, cuando transcurren menos de seis horas, y larga incubación, cuando transcurren más de seis horas, siendo ésta última categoría la más peligrosa, porque la intoxicación puede causar la muerte.

Anuncios

Deja un comentario