Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 25 Junio.- Cientos de migrantes africanos, asiáticos y haitianos que se encuentran alojados en la instalaciones de la Feria Mesoamericana de Tapachula, se amotinaron la mañana de este martes.

“Libertad, libertad, libertad”, demandaron a gritos los migrantes que se concentraron en el portón de la entrada principal del albergue que fue habilitado como una extensión de la estación migratoria Siglo XXI ante la saturación de las estaciones migratorias.

De acuerdo al reporte de la policia local, los hechos se registraron alrededor de las 9:30 de la mañana cuando los migrantes salieron del área de dormitorios y se dirigieron al portón principal para exigir su libertad.

Una mujer de origen haitiano se tiró al suelo para suplicar ayuda al exterior del albergue para su hijo de un año de nacionalidad chilena. “Ayuda a mi hijo, está enfermo, ayúdame, ayúdame por favor, mi hijo está enfermo, muchos días, te lo suplico, no hay agua potable, comida, ayuda, ayuda, ayuda, necesito hablar con mi familia”.

Militares y policías federales de la Guardia Nacional lograron contenerlos y evitar que se fugaran.

A gritos, los extranjeros llamados extra continentales por el Instituto Nacional de Migración (INM), denunciaron la falta de alimentos y medidas sanitarias en el lugar que se encuentra en la periferia de la ciudad, así como la tardanza en sus tramites migratorios.

Francisco Garduño, comisionado del INM , señaló en entrevista que el organismo pondrá un orden a la migración de africanos y asiáticos, “se suspende ese permiso (oficio de salida del país), que ellos utilizaban para poder migrar hacia Estados Unidos, nos crea a nosotros problemas, entonces no va hacer posible continuar con esa política”.

Sobre la migración de cubanos, dijo que “muchos ya vienen amparados y ni siquiera han pisado el territorio nacional; aquí hay una serie de despachos, de polleros, de coyotes que han aprovechado la ocasión para hacer un modus operandi y un modo de vida a causa de la desgracia de los migrantes”.

“Los migrantes cuando entran conducidos por polleros, que es la mayoría, entonces ellos no conocen las veredas, los caminos; ellos vienen conducidos por alguien que conoce el territorio. Entonces, ellos ni siquiera saben cuántos kilómetros, por eso son abandonados, entonces sobre este tipo de personas pues vamos a poner nuestra atención, porque esto es un delito”, agregó.

Anuncios

Deja un comentario