Durante más de tres horas se suspendieron las actividades en el aeropuerto internacional Ángel Albino Corzo luego de que presuntamente un pasajero en estado de ebriedad vociferara que había colocado una bomba.

Esto lo informaron las autoridades aeroportuarias quienes luego de recibir el reporte por parte del personal operativo de la terminal aérea que obliga a activar el protocolo de emergencia.

Fue necesario interrumpir los vuelos durante tres horas que duró la inspección para descartar que hubiera algún artefacto explosivo por lo que cientos de pasajeros resultaron afectados por la actitud de un sujeto que finalmente fue asegurado y puesto a disposición de las autoridades competentes para que enfrente el proceso legal por daños y perjuicios.

Anuncios

Deja un comentario