Adriana Vilchis emprende una lucha para vencer el cáncer

En julio de 2018 la vida de la chiapaneca Adriana Vilchis Ovando dio un giro inesperado, pues trabajando en Estados Unidos fue diagnosticada con leucemia, un padecimiento que le enseñó su fortaleza y el amor de su familia y amigos.

“Hace dos años me mudé a Estados Unidos gracias a un programa para ser niñera, viví uno en Massachusett y otro en Washington D. C., fue ahí donde un día me sentí mal, acudí al hospital y dos días después me diagnosticaron cáncer en la sangre”, contó la joven de 29 años.

Derivado del padecimiento, Adriana Viclhis, fue dada de baja del programa de niñeras, situación que complicó aún más su vida, ya que se quedó sin el ingreso económico.

“Yo vine a Estados Unidos a mejorar mi idioma para volver a México más preparada y tener una mejor calidad de vida, cuando me enteré de la leucemia el sueño quedó a un lado porque la empresa me dio de baja mientras estaba en el hospital y mis amigos tuvieron que ir por mis cosas a donde vivía. No he podido trabajar, así que vivo de lo que mis amigos me ayudan y del apoyo de gente del hospital y de la iglesia”, dijo la oriunda de Tuxtla Gutiérrez.

TRATAMIENTO

Gracias a que Vilchis Ovando vivía en Washington D. C. pudo ser beneficiaria del seguro de la ciudad, el cual le ha dado acceso a todo el tratamiento para combatir la leucemia que lleva en el hospital Sibley Memorial.

“Al inicio estuve internada en el hospital casi cuatro meses porque cuando me diagnosticaron me informaron que mi cuerpo tenía un 75% de cáncer. El seguro de la ciudad de D.C. me ha cubierto todo el tratamiento, algunas comidas y transporte, la verdad me he encontrado con excelentes personas que sin dudarlo me han ayudado, por ejemplo gente de la iglesia a veces me trae comida”, comentó.

ESPERANZA

Los médicos le comentaron a la chiapaneca que es candidata al trasplante de médula ósea, sin embargo este tendría que correr por su propia cuenta, ya que el seguro de la ciudad no lo contempla.

“El oncólogo me dijo que para una esperanza más larga de vida necesito el trasplante de médula ósea. Metí solicitudes a otros hospitales pero no tuve éxito, pregunté cuánto salía y me dijeron que 100 mil dólares, una cantidad que obviamente ni yo, ni mi familia tenemos por lo que empezamos una colecta en los dos países”, mencionó.

Hasta el momento, Adriana, ha juntado solo el 25 por ciento del monto que necesita para el trasplante, el cual podría realizarse en dos meses, ya que está próxima a recibir otra quimioterapia y necesita de ese tiempo de recuperación para llegar lo mejor posible al procedimiento.

“Llevaré una semana más de quimioterapias y por ese necesito varias semanas para recuperarme, en este tiempo están evaluando también a mis dos hermanas para ver quién de las dos puede ser la donante, también se están haciendo las cartas para conseguir la visa humanitaria de quien me vaya a donar”, señaló.

Durante el tiempo del tratamiento la joven solo ha estado seis meses con su madre, quien pudo viajar gracias a una visa humanitaria, sin embargo volverán a activarla para que durante el trasplante pueda estar con ella.

“Después que avisé que tenía cáncer mi mamá vino a cuidarme pero solo por seis meses que es el tiempo que le dio la visa humanitaria, ella volverá para el trasplante porque necesitaré cuidados las 24 horas”.

Para poder ayudar a Adriana Vilchis con alguna aportación económica la familia ha abierto una cuenta, la cual es: 1500895733 con clave interbancaria: 012 100 015008957339 de BANCOMER a nombre de su madre la señora Reyna Ovando Vicente.

Cabe mencionar que el dinero que hasta ahora tiene recaudado Adriana lo ha conseguido a través de una página, en donde la que la mayoría de los donantes son de Estados Unidos.

PAGINA EN EU: https://www.gofundme.com/new-life-for-adi

La joven también informó que el próximo 14 de abril su familia realizará un evento en la 2ª poniente y Avenida Central donde venderán comida y bebidas, por lo que pidió a la gente de Tuxtla Gutiérrez, su ciudad natal, acudan y contribuyan para que pueda derrotar esta terrible enfermedad.

“Tuve miedo, a veces todavía tengo pero sé que no estoy sola, tengo a mi familia, a mis amigos y a mucha gente que me apoya, y por supuesto a Dios. Lo que estoy viviendo ha sido una gran enseñanza de humildad, paciencia y fortaleza. Ya nada es igual, pero puede ser mejor. Esto es solo una etapa, yo tengo fe que junto a Dios saldré adelante, ganaré esta lucha y regresaré a mi país”, finalizó Adriana Vilchis.

Anuncios