Incumplen promesa a los alumnos de la escuela Juan Benavides

La escuela primaria Juan Benavides, con más de 600 alumnos, fue una de las más afectadas en el terremoto del 7 de septiembre del 2017, por lo que desde esa fecha la comunidad estudiantil tuvo que dejar las instalaciones, pues Protección Civil dictaminó que tenía daño estructural.

Tras el desastre natural comenzó el administrativo; los padres de familia y maestros al ver que las autoridades no les daban solución decidieron en octubre del año pasado que sus hijos tomaran las clases en la vía pública.

Gracias a esa determinación se les otorgó una sede alterna, pero se les prometió que antes de que iniciara el nuevo Ciclo Escolar los alumnos y los maestros tendrían listas las instalaciones.

Pasaron los meses y la desesperación aumentó debido a que ni siquiera iniciaban con la demolición de la escuela, la cual se realizó hasta principios de mayo. Cabe mencionar que la instalación de la escuela se ubica en la Avenida Central, a la atura de la 10ª Oriente.

RECONSTRUCCIÓN REGALADA

La reconstrucción de la Escuela Juan Benavides, según han asegurado los padres de familia, se realiza gracias a un regalo de una fundación, de no ser por eso las autoridades del estado no habrían empezado con los trabajos de esta institución con más de 70 años.

Alfonso Alvarado Gutiérrez, director de la Escuela Primaria Juan Benavides, habría informado que la fundación Bancomer donó de 25 a 30 millones de pesos para comenzar a levantar el plantel, pero el Inifech asegura que solo darán 15 millones de pesos.

A días de que inicie el nuevo Ciclo Escolar los alumnos, padres de familia y personal docente y administrativo de la escuela solo saben que retomarán las labores pero en el edificio de la escuela Unesco, donde han estado desde octubre del año pasado.

La Escuela Juan Benavides cuenta con un recurso de una fundación y aún lo único que han ganado es la demolición de la institución, esa que vio a cientos de niños graduarse, que fue cuna de risas y exitosos, y que aunque haya perdido sus paredes no deja de estar en el corazón y la memoria de cada uno de sus alumnos.

Anuncios