Alejandro Mazariegos Gómez y Humberto de Jesús López Hernández decidieron llevar el arte a las calles de Tuxtla Gutiérrez y con gran pasión tocan en los cruceros de la capital chiapaneca.

“Nosotros decidimos entrar al arte urbano y llevarle a la gente buena música. Comenzamos hace cinco años, pero que salimos a la calle fue hace dos años, la verdad es que nos nutre mucho, nos divierte y nos ayuda a la economía”, cuenta Alejandro Mazariegos, quien toca el saxofón alto.

La gente en Tuxtla Gutiérrez los ha aceptado muy bien, pues agradecen que por algunos minutos puedan escuchar canciones clásicas, las cuales les alegran el día.

“La gente nos felicita y nos dice que es poco común ver algo así en la ciudad. Muchos hasta nos piden el número para que vayamos a tocar en fiestas o que demos serenatas y nosotros le entramos”, señala Mazariegos Gómez.

Ambos músicos son empíricos, pero gracias a que nunca han perdido el sueño dese profesionales, Humberto de Jesús López, quien toca la trompeta, iniciará en las próximas semanas una carrera en la Unicach.

“Yo aprendí por mi familia, ellos se dedican a la música y me enseñaron a tocar el saxofón. Mi compañero acaba de presentar el examen a la Unicach y gracias a Dios si pasó y pronto empezará a estudiar. Nosotros tocamos con mucha pasión, tocamos boleros y baladas que todos disfrutamos”, dijo el artista urbano.

Estos jóvenes esperan que pronto la ciudad se llene más de este tipo de intervenciones, porque esto ayuda mucho a la sociedad.

“Hemos visto a mucha gente en los cruceros que viene enojada, estresada o triste y cuando nos escuchan cambian hasta el semblante porque no esperan vernos y hasta nos regalan una sonrisa y de verdad que eso nos da mucha vida porque hacemos que la gente se sienta mejor”, concluyó.

More

Deja un comentario