La Casa de la Mujer Migrante, un pedacito de salvación

Comida, techo, ropa limpia, medicinas, asistencia legal y ayuda psicológica, es lo que ofrece la Casa de la Mujer Migrante en la capital chiapaneca

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 28 Junio.- Comida, techo, ropa limpia, medicinas, asistencia legal y ayuda psicológica, es lo que ofrece la Casa de la Mujer Migrante en la capital chiapaneca; “un pedacito de salvación”, luego de sufrir abusos y un suplicio en su ingreso a territorio mexicano sin documentos migratorios.

Puesta en marcha hace apenas un mes, el albergue fundado por Cecilia Yaneth Gilardón, una mujer de origen salvadoreño que emigró a México hace 14 años, y vivió en carne propia abusos a sus derechos, ha atendido a mujeres de todo centroamerica quienes asegura, huyen de la violencia de su país, cubanas, venezolanas y haitianas que van en busca de mejores condiciones de vida.

Para formalizar su proyecto de ayudar a otras mujeres que como ella tuvo que salir de su país, Cecilia Yaneth, ahora residente mexicana, cuenta que tuvo que constituir junto con otra paisana, una asociación civil, “Una Ayuda para ti Mujer Migrante”, la cual registraron ante las instancias mexicanas.

Durante dos años, Cecilia Yaneth y sus paisanas estuvieron ayudando a mujeres en tránsito con alimentos, pañales, leche para sus hijos, pues muchas vienen con sus bebés. Después de un tiempo, la dejaron sola, cada quien tomó por su lado.

La casa que fue posible con el apoyo de la iglesia católica y una cristiana, además de personas altruistas; es rentada, pero cuenta para dar alojamiento a unas 25 mujeres que están en tránsito y que normalmente pernoctan por tres días y tres noches.

Cecilia Yaneth relata que muchas llegan con sus hijos, otras embarazadas, todas con una tremenda carga psicológica.
“De 10 mujeres, siete lo que quieren es sacar y sacar todos sus problemas que traen desde su país, han sufrido violencia domestica, han sufrido por las maras extorsiones, o su marido era marero, o alguna le mataron a la hija, o al hijo, y al llegar a Mexico sus derechos son pisoteados”.

Gilardón sostiene que la mujer migrante en ocasiones es invisible, porque debido a los problemas que enfrentan se esconden.

Anuncios