Los hombres de Chiapas y la tradición del Domingo de Ramos

0

A los pies de la Catedral de San Cristóbal de Las Casas, a un lado de las láminas que cubren su estilo barroco se postran indígenas de los altos de Chiapas para vender las tradicionales palmas con la que fieles católicos celebran el Domingo de Ramos, con el que da inicio la Semana Santa.

La mayoría son mujeres, sin embargo la tradición de la realización y venta de las palmas no es exclusiva del género femenino, pues varios hombres por herencia familiar también las realizan, de hecho muchos son los que actualmente les enseñan a sus hijas.

Tal es el caso de la familia Juárez originaria de Aguacatenango, quienes tienen más de 50 años trabajando la palma, por lo que esta tradición va de generación en generación.

“Nuestros papás nos enseñaron a hacer la palma, y ellos aprendieron de mis abuelos. Yo no tengo hijos pero mi hermano sí y los dos le enseñamos a su hijita, Celia, de nueve años”, señaló Pablo Juárez.

Esta familia asegura que aunque hay muchos vendedores de palma “el sol sale para todos”, y suelen vender casi toda la palma, la cual venden por lo general a 10 pesos, pero todo depende del estilo y el tamaño.

“Para tener la palma pasan de un mes y medio o dos meses, pero ya conseguir la palma es muy difícil porque la gente que tiene ganado le da la palma. Nosotros lo damos barato para que salga”, indica Pablo Juárez.

Cabe recordar que el Domingo de Ramo significa la celebración de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén de acuerdo a la religión católica.

Durante las misas de este domingo en San Cristóbal de Las Casas la gente llevó sus ramos hechos a base de palma para ser bendecidas. Los católicos conservan la palma en sus casas, junto a cruces o imágenes religiosas o bien se colocan en las puertas de los hogares, pues significa la victoria Pascual de Jesús de Nazaret.

Anuncios