Fue a finales del 2017 cuando la atleta y trabajadora de la Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte (SJRyD), Leidi “M” denunció ser víctima de acoso por parte del entrenador de origen cubano, Víctor Manuel Pages, quien labora dentro de la dependencia estatal.

Tras ser acosada, la afectada denunció ante José Luis Orantes Costanzo, quien en ese entonces fungía como titular de la SJRyD, sin embargo éste hizo caso omiso a su queja. Asimismo, Leidi “N”, acudió con el director de Alto Rendimiento de la dependencia, Fermín Carrasco también de nacionalidad cubana y tampoco le brindó apoyo.

Tras ver que la dependencia protegió al entrenador cubano, Víctor Manuel Pages, la atleta decidió alzar la voz y el pasado 18 de enero acudió a medios de comunicación a hacer pública su denuncia, pues el estratega trabaja con menores de edad quienes corren peligro al estar bajo su tutela.

“Víctor Manuel fue mi entrenador aproximadamente cuatro cinco meses. Al principio fue respetuoso, pero de repente me invitaba a su casa para ir por mi plan de entrenamiento pero yo nunca acudí. Un día llegó a mi oficina de la SJRyD y se me acercó mucho y me enseñó un video de una sexo servidora practicando sexo oral y me dijo que me parecía mucho a ella. Yo sentí temor y no supe qué hacer porque las dos personas que estaban se salieron y me puse nerviosa”, narró para el portal Voces Feministas la originaria de Comitán, Chiapas.

Leidi “N” dijo que después de que el entrenador le enseñó el video, ella le pidió que no volviera a hacerlo. De inmediato tomó sus cosas y el entrenador cubano se le acercó y le dijo: no tenemos una fotografía juntos. Posteriormente la agarró del rostro e intentó besarla, por lo que la atleta le exigió que se fuera de la oficina.

Sentí miedo y coraje. Él es un señor de unos 50 o 60 años y jamás me imaginé que pudiera ser así. Yo tenía otra imagen de él, pero a veces ellos crean una confianza para después abusar”, dijo la atleta.

Tras el primer acoso, la atleta no volvió a tener comunicación con el entrenador, y él jamás le pidió una disculpa, por el contrario días después le envió un whatsApp con una imagen de su miembro.

 

“Al ver la imagen me indignó. Yo no quería contestarle sentía miedo y coraje. Yo estaba en mi oficina porque me la mandó a la una de la tarde. Yo no sabía qué hacer, yo no le había dicho a nadie por pena pero cuando sucede lo de la foto yo le comenté a una compañera y le contesté al profesor que eso no se iba a quedar así y que me iba a quejar y de inmediatamente me contestó que la imagen no era para mí y me marcó muchas veces pero jamás le contesté”.

Leidi “N” decidió acudir con el secretario, José Luis Orantes y el director de Alto Rendimiento pero ninguno me dio una respuesta, y por eso yo decidí alzar la voz para que esto quedara impune y para que otras mujeres deportistas no pasaran por lo mismo.
La Comisión Estatal de los Derechos Humanos, el 19 de enero del presente año, radicó de oficio el expediente de queja CEDH/0044/2018 por dichos hechos y dictó Medidas Precautorias y Cautelares a dicha autoridad, para efectos de garantizar la integridad física, psicológica y sexual de la agraviada LMRG, así como su trato digno y su derecho al trabajo libre de violencia.

“Tuve que ir a derechos humanos para pedir que intervinieran, así también fui a la fiscalía a levantar una denuncia. La Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte se me acercó después que el portal Olimpo Deportivo saca a la luz el tema y si no es por eso no reaccionan. El nuevo secretario me brindó apoyo pero prácticamente han buscado la manera de que no se haga más grande porque no les conviene”.

La situación de Ledi “N” empeoró cuando el entrenador cubano pese a acosarla acudió a la Fiscalía a demandarla por amenazas, situación que indignó al gremio deportivo, y que solo es gracias a que la dependencia estatal le ha brindado el apoyo para salir bien librado de esta situación.

“Me dio mucho coraje cuando me enviaron la notificación. Ha sido muy tedioso, me ha desgastado mucho este problema. Ha sido muy difícil, confuso y me he sentido intimidada por parte del entrenador cubano. Cómo es posible que ahora él sea el agraviado cuando la víctima soy yo”, concluyó.

Anuncios

Deja un comentario