La incertidumbre de las elecciones

Un proceso electoral debe garantizar certeza, transparencia y legalidad, pero cuando las autoridades electorales están sumidas en el descrédito la respuesta de la ciudadanía es mínima, por tantolos resultados serán severamente cuestionados.

Luego de las últimas elecciones locales, el nivel de confianza hacia las autoridades electorales es de un 34 a 36 por ciento, de acuerdo con una encuesta.

Sin embargo, el nivel de credibilidad hacia los partidos políticos es aún más bajo, según el Informe País y este binomio, órganos electorales y partidos sin prestigio, son resultado del desencanto social que tiene un solo nombre: corrupción.

En Chiapas este sábado 7 de octubre inició oficialmente el Proceso Electoral Local Ordinario 2017-2018, en donde se elegirá a Gobernadora o Gobernador, 40 Diputadas y Diputados locales, así como integrantes de 123 Ayuntamientos, renovando un total de 1,978 cargos.

En total serán de 3.4 millones de ciudadanas y ciudadanos los que ejercerán su derecho al voto.

Se instalarán más de 6 mil casillas en donde los ciudadanos recibirán seis boletas para elegir al presidente de la república, senadores y diputados federales.

Además de mil 978 cargos locales, como el gobernador, diputados locales y más de mil 900 cargos relacionados con los Ayuntamientos.

Sin duda, las elecciones federales y locales del 1 de julio de 2018 romperán todos los récords en número de cargos a elegir, cantidad de recursos en campañas y litigios entre los actores políticos, todo ello es un desafío para las autoridades electorales, pues el objetivo de que los resultados sean reconocidos como legítimos por todos los contendientes está en riesgo.