Kimberley, luchadora de oro

Kimberly Vázquez Kanter, es una joven originaria de Ocosingo que con tan solo 15 años de edad se convirtió en este 2017 en la segunda mujer en darle a Chiapas una medalla de oro en la Olimpiada Nacional, el evento más importante del deporte federado en nuestro país.

 

Parece fácil, pero tuvo que pasar 10 años para que Chiapas volviera a tener a una mujer medallista de oro en las luchas de la Olimpiada Nacional, y es que fue en la edición 2010 de dicho evento cuando la atleta Paola Hernández consiguió la primera presea aurea en la lucha olímpica.

 

Paola Hernández, no pudo seguir en las luchas ya que cambió de residencia y tuvo que dejar los entrenamientos con el profesor Gerardo Quintín Vázquez, quien a pesar de las limitaciones que podría tener su gimnasio ha sido un impulsor de decenas de luchadores que han brillado a nivel nacional.

 

 

Fue en el 2016 cuando el entrenador viajó a la Olimpiada Nacional con Kimberly, su hija, a quien desde que nació la contagió de su gran pasión, la lucha olímpica. Un deporte que para muchos es solo para hombres, pero que gracias a los esfuerzos que se han efectuado a lo largo de los años hoy es practicado por mujeres.

 

Gracias a su fuerza, determinación, temple y entrenamiento diario Kimberly Vázquez consiguió en este 2017 su primera medalla de oro y su segunda en Olimpiada Nacional, resultados que la hacen soñar con representar a su estado y a su país en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud.

 

Pero este sueño no sería posible si Kimberly Vázquez no fuera una guerrera. Y es que en la pasada Olimpiada Nacional la joven comenzó perdiendo su primer combate, por lo que el pase a las finales era muy complicado.

 

La de Ocosingo sabía que otra derrota la dejaría eliminada, así que sacó fuerzas y aunque las lagrimas la invadieron tras ganar el segundo combate supo canalizar sus energías y recordó que para llegar hasta la etapa nacional había dejado el alma en sus entrenamientos.

 

En su tercer duelo, Kimbely derrotó a Arely Jael Malerbo Salazar de Campeche por superioridad técnica, con lo que obtuvo el pase a la semifinal donde derrotó a la representante de Querétaro.

 

Ya instalada en la final, la chiapaneca enfrentaría a la competidora de Coahuila, Yesenia Sánchez, con quien precisamente había perdido el primer combate.

 

Al entrar en acción, Kimberly estaba enfocada en su objetivo. En la esquina estaba su entrenador y padre, Gerardo Quintín, quien desde el inicio del combate no cesó en darle indicaciones, mismas que la atleta siguió a la perfección.

 

Colgarse la medalla de oro no fue sencillo para Kimberly, pero por marcador 3-2 la chiapaneca salió victoriosa y las lágrimas de desesperación y coraje que había sentido en su primer duelo se convirtieron en felicidad y agradecimiento.

 

Tras ser anunciada como ganadora, Kimberly corrió a su esquina, abrazó a su entrenador y le dijo “te amo papito”, quien tras expresarle todo el cariño y admiración hacia ella le colocó la playera con el escudo de Chiapas.

 

Kimberly, es una adolescente que es ejemplo para todas las mujeres chiapanecas. Y es que adentrarse y sobresalir en un mundo de hombres no es fácil, sin embargo esto no sería posible sin el apoyo de sus familiares, en especial de su padre Gerardo Quintín Vázquez, quien sabe que tanto su hija como las demás mujeres chiapanecas tenemos el potencial y el talento para ser unas campeonas tanto en el deporte como en la vida.