ENTRE TRAPICHE Y PEROL SE DISFRUTA LA MOLIENDA EN COPAINALÁ.

Tradición zoque que se está perdiendo: habitantes.

En Copainalá, municipio zoque de Chiapas, existe una de las tradiciones ancestrales más representativas, la “molienda”. Proceso mediante el que se obtiene desde el jugo de la caña de azúcar hasta la panela o “piloncillo”, una ardua labor que congrega amistades y familias enteras.

Derivados de la caña de azúcar se comercian en la cultura zoque

“El trabajo inicia días antes con la cortada de la caña, luego continúa con el proceso de molienda en el trapiche (molino que usa como fuerza motriz animales); lo hacemos todos los años, a través de esta molienda obtenemos la panela”, explicó José Pomposo Vázquez, habitante de Copainalá que heredó de su familia esta tradición.

 

Los pobladores y vecinos tienen como costumbre llegar a la molienda con recipientes para llevarse cada uno de los derivados y disfrutarlos en familia, esta es una de las tradiciones que todavía se conservan en las zonas rurales de Chiapas. Oficio que comienza en la infancia arriando a los animales del “trapiche”.

 

Durante este proceso, lo asistentes degustan el agua de caña y la miel de dedo, productos derivados de la elaboración de la panela “a la gente le gusta tomar primero el agua de caña, la espuma que sale cuando ya la miel esta moliendo, la miel de dedo que le llamamos”, detalló José.

Reúne a amistades y familias enteras

Ya que se obtuvo el jugo de la caña y pasó por un proceso de evaporación, en un horno elaborado de manera ancestral con ladrillos se cuece y entonces se obtiene la panela, alimento que se comercializa como endulzante y que da un sabor único al pozol blanco, entre otros usos.

Sin embargo, la producción de este alimento ha disminuido, así lo asegura Walter Gabriel Hernández, habitante de Copainalá quien señala que: “se han ido perdiendo costumbres como la hechura del aguardiente y de la azúcar de manera artesanal”.

 

Copainalá es rico en costumbres y tradiciones, es considerado la cuna de la cultura zoque y se ubica a setenta kilómetros de Tuxtla Gutiérrez. La historia ha vinculado al municipio con la época de la conquista, tiempo desde el que se realiza la molienda.

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js