Has visto esta tumba en el panteón municipal de Tuxtla Gutiérrez. ¿Sabes a que personaje corresponde? Si no te has fijado en ella se encuentra casi frente al descanso. Cuando vayas al camposanto y la veas ya sabrás a que personaje pertenece. 

El 17 de mayo de 1912, el Capitan. Julio Miramontes, perteneciente al 12 batallón destacamentado en Tuxtla Gutiérrez, salvo de una posible catástrofe a los habitantes de la capital del estado, al impedir una revuelta armada por parte de propios compañeros que se alzaron al grito de ¡Viva Orozco! 

Esa madrugada Miramontes, se encontraba en su casa cuando supo del levantamiento y al llegar al lugar de los hechos fue recibido a balazos matando al cabecilla (quien ya con los sublevados habían liberado a todos los presos), y luego fue muerto ahí mismo Miramontes. Pero con ese acto heroico, los sublevados desistieron y se dispersaron por todo el municipio, yéndose algunos a Suchiapa, pero fueron detenidos y los presos reaprendidos. 

El pueblo de Tuxtla con respeto acompañó los restos del capitán a su última morada y la banda de música tocó marchas fúnebres y se depositaron ofrendas florales. El Ayuntamiento mandó construir esa cripta en honor al héroe que dando su vida y como leal soldado fiel a las instituciones, salvó a los habitantes de la ciudad de una posible matazón de pronósticos reservados.

Del muro del cronista Jorge Alejandro Sánchez Flores

comentarios

comentarios

Compartir