35 años de la noche más oscura en Chiapas

La erupción del Chihonal sepultó a más de dos mil personas.

La erupción del Chihonal sepultó a más de dos mil personas.

 

 

Durante más de un siglo estuvo en un profundo letargo, despertó intempestivamente minutos antes de la media noche el 28 de marzo de 1982, hasta entonces el volcán Chichonal era casi desconocido, su furia cambió la historia de Chiapas y de México.

 

Su erupción fue tan violenta que en cuarenta minutos la columna eruptiva abarcó 100 kilómetros de diámetro por casi 17 de alto, sepultó a más de dos mil habitantes del poblado Francisco León y dejó más de 20 mil damnificados.

 

La madrugada siguiente la ceniza había cubierto la entidad, Tabasco, Campeche, Oaxaca, Veracruz y Puebla. Miles de habitantes fueron desalojados; aeropuertos y caminos cerraron; los cultivos de la región fueron devastados.

 

Pero no fue todo, en los días posteriores continuaron las explosiones y la bruma volcánica se extendió hasta el centro del país. El 4 de abril se registró la explosión más fuerte y prolongada.

 

Esta nueva detonación produjo una columna que penetró en la estratosfera y la nube de ceniza circundó el planeta. A los cinco días llegó a Hawái, después a Japón, el Mar Rojo y el 26 de abril cruzó el océano Atlántico.

 

A 35 años de la tragedia el coloso es considerado uno de los volcanes activos de México. Se creó el Plan Operativo que detalla los tipos de erupciones y se realizó el Mapa de Peligros del Volcán Chichón.

 

Además, existe un Centro de monitoreo Vulcanológico y Sismológico que transmite información las 24 horas del día sobre la actividad volcánica del Chichón y el Tacaná.

 

Ahora “El Chichón” o Chichonal es solo un recuerdo en la memoria colectiva, para las nuevas generaciones sólo representa un volcán que figura en los libros de historia.

 

Sus cenizas llegaron hasta el Océano Atlántico.