Epilepsia: estigma y discriminación

Al menos tres millones padecen esta enfermedad en México.

Al menos tres millones padecen esta enfermedad en México.

 

Violeta ha sido víctima de discriminación, vive estigmatizada por un padecimiento catalogado como desagradable, rodeado de mitos y creencias que afectan su entorno.

 

 

A los pocos años de haber nacido fue diagnosticada con epilepsia, un mal que la lleva a vivir episodios de actividad descontrolada y anormal de las neuronas.

 

 

Para un enfermo epiléptico cada crisis es un calvario, su vida está en juego. Provoca dolor y frustración dejando un impacto emocional mucho más difícil de controlar que la propia enfermedad.

 

 

A Violeta el estrés y la ansiedad le atacan directamente el sistema nervioso, el origen de su mal radica en una falta de oxigenación al momento de su nacimiento.

 

 

Según los médicos, sin llegar a la convulsión algunos pacientes tienen manifestaciones diversas como alucinaciones.

 

 

La epilepsia tiene importantes repercusiones económicas por la atención clínica que requiere y la pérdida de productividad laboral que ocasiona si no es tratada adecuadamente.

 

 

Violeta está por cumplir 30 años, ella y sus allegados han aprendido a convivir con las crisis momentáneas y realiza su vida sin limitaciones, es del 70 por ciento de casos que responden al tratamiento.

 

 

El diagnóstico oportuno y el compromiso del paciente para dar seguimiento a su tratamiento garantizan su calidad de vida.

 

 

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud la epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más comunes; se estima que 50 millones de personas en el mundo la padecen.

 

 

En México al menos tres millones de personas padecen esta enfermedad, su diagnóstico sigue siendo complejo cuando no existe una crisis convulsiva.

 

 

El 26 de marzo se conmemoró en el mundo el Día de la Epilepsia cuyo color representativo es el púrpura, color que se asocia con la soledad, sentimiento representativo del aislamiento que enfrentan quienes viven con este padecimiento neurológico.