Consumen sangre de cocodrilo para curar la Diabetes en la Costa de Chiapas

La desesperación, aunado con las ganas de vivir, han sido los factores determinantes para que este mito de que consumir sangre de lagarto prolonga la existencia

Por Pablo Villarreal – con información de Diario de Chiapas / El Heraldo de Chiapas
Debido al mito que existe sobre el consumo de la sangre y carne del lagarto para curar enfermedades de la diabetes, este animal está siendo perseguido en los ríos en la zona costa, al grado de estar aún más en peligro de extinción, extraen su sangre para venderla en unidades a personas que padecen de esta enfermedad.

 
Dueños de terrenos que atraviesan los arroyos o pozas, se han encontrado con la sorpresa de que los cocodrilos y caimanes van desapareciendo porque son capturados por cazadores que se dedican a vender la sangre y carne de este animal a personas que padecen diabetes.

 

 

La desesperación, aunado con las ganas de vivir, han sido los factores determinantes para que este mito de que consumir sangre de lagarto prolonga la existencia y la supuesta experiencia relatada de algunos que fueron desahuciados por la ciencia médica y que encontraron la cura en esta que consideran medicinal, ha hecho que cientos de los pacientes inicien a utilizarla.

 
Al menos en los ríos de las hermanas en Tres Picos, rio de Jesús, Siete Cigarros, Los Limones, del municipio de Tonalá y Pijijiapan, respectivamente, han descubierto que los lagartos que anteriormente se veían posar a los rayos del sol, van disminuyendo en número considerable; en las orillas se han apreciado como los buitres devoran los restos que estos sujetos han dejado después de sustraerles la sangre y a veces hasta la carne, sin que hasta el momento se conozca a los cazadores furtivos

 
Estas barbaries han surgido después que alguien dijo que el consumo de la sangre de este reptil ha sido medicamento eficaz para la diabetes, desde ahí comenzó el consumo, pese a que los doctores han dicho lo contrario: que el consumo los lleva a la muerte… y la captura no cesa.

 
Según los propietarios de terrenos presumen que estos lagartos son capturados al momento que salen a asolearse, con arpones, o chichorros hasta los sacan a la orilla, otros utilizan anzuelos tiburoneos o especies de ganchos con cuerdas donde de carnada le dejan gallinas muertas, sin embargo poco se ha podido hacer para frenar la captura.