Prevenir también es cosa de hombres

En pleno siglo XXI y en el 2017 hay mitos y tabús que impiden que los hombres prevengan adecuadamente el cáncer de próstata.

Y es que  el “problema” de esta enfermedad es que para el diagnóstico se requiere la exploración a través del tacto rectal. El especialista introduce el dedo en el recto del hombre y eso en muchas ocasiones va contra la cultura masculina por lo que es difícil que la gente quiera hacerse la prueba.

Ser hombre también es cuidarse, es por eso que el tacto rectal es básico para el especialista, ya que de esta forma se detecta un alto porcentaje de los cánceres que se encuentran en la próstata. El tacto rectal no es sustituible por ninguna otra prueba de detección de cáncer, además de que se tiene que hacer en conjunto con otra prueba que se llama Antígeno Prostático Específico (APE).

Por lo anterior el papel que juega la familia es importante para que el jefe de familia pierda la pena y el miedo y  vaya a realizarse el tacto rectal.

El cáncer de próstata es silencioso, imperceptible casi hasta su etapa final y se aprovecha del miedo o la vergüenza.

De acuerdo con información del IMSS, el cáncer de próstata es un tumor maligno que empieza a crecer en la glándula prostática y que en sus etapas iniciales no presenta síntomas específicos.

Pero los síntomas que presentan los pacientes son problemas para orinar, sangre en orina o semen, aumento en la frecuencia de orinar, dolor en la parte baja de la espalda y dolor al eyacular.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el cáncer más frecuente entre los hombres mexicanos es el de próstata, en el país afecta a 27 de cada 100 mil.

En tanto el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) dio a conocer que cada día  mueren 17 hombres en el país a causa del cáncer de próstata.

De los hombres que padecen esta enfermedad, solo a dos de cada diez se les diagnostica a tiempo, los otros ocho inician el tratamiento cuando el cáncer ya se esparció a otros órganos.

Cifras difundidas en el apartado de Salud en Línea de su página de internet www.imss.gob.mx, indican que más de 65 por ciento de todos los cánceres de próstata se diagnostican en hombres de más de 65 años de edad.

Los datos más recientes publicados por el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) indican una tasa de mortalidad de 13 defunciones por cada 100 mil hombres.

Pero el cáncer de próstata no es lo único que afecta a la salud de los hombrees, y es que lideran la incidencia de cuatro de las cinco enfermedades que más muertes provocan entre los derechohabientes del ISSSTE, como los problemas del corazón, las enfermedades del hígado y la insuficiencia renal.

Asimismo los hombres mexicanos  viven, en promedio, 5 años menos que las mujeres, ya que la esperanza de vida se ubicó en casi 78 años para ellas en 2015 y para los varones en 72 años.

En el caso del cáncer de próstata lo  más recomendable es que el hombre empiece a hacerse la revisión a partir de los 45 años, cuando no existen antecedentes de cáncer, o a partir de los 40 años si hay antecedentes de cáncer de próstata en familiares.