Crónica de una caminata masiva (obligada) en Tuxtla

Son miradas de irritación: mitad el frío que llegó a los 17 grados y mitad que esta noche tendrán que caminar.

Tuxtlecas y tuxtlecos están en las paradas, a media calle, pidiendo lo que nunca, porque no alcanza, un taxi… la combi sería lo ideal. Pero no hay nada, están en paro.

Entre mentadas de madre e incluso rezos, piden que por favor, se asome una farola encendida; no hay nada.
Estudiantes, trabajadores, amas de casa; en grupos, en familia, solos; cargan el mandado, la mochila y solo la esperanza de que al fin, encuentren un transporte. Hoy, es noche de caminata.