El EZLN y su candidata ¿Tapada o destapada?

Va columna vertebral… / Raul Vera.

Con la declaración del EZ, donde anuncia su participación en el proceso electoral del 2018, con una candidatura independiente y encabezada por una mujer de origen indígena, se han dado diversas opiniones que van desde la sorpresa, la descalificación, el racismo, hasta una que otra de apoyo pero ¿en qué condiciones llega el EZ a esta propuesta?

 
Recordemos que el escenario actual, es totalmente diferente al que el EZ tuvo hasta el 2006 cuando recorrió gran parte del país en “Otra Campaña” que según sus propias palabras, recogería la palabra de todos los mexicanos, hasta entonces gozaba de simpatías de diversos sectores del país. 

 
No es extraño que se ausenten y reaparezcan del escenario político. Sus apariciones generan ciertas expectativas, ya que sus declaraciones son hasta cierto punto imprevisibles; sin embargo desde la Otra Campaña mantienen una constante: La descalificación del proyecto de izquierda, autonombrándose “la mera izquierda” particularmente contra las propuestas de Andrés Manuel López Obrador; sobretodo cuando éste va a la cabeza de la simpatía del electorado.
 

Con el argumento de “si no me hacen caso me voy a construir mi autonomía yo solito” se encerraron en sus territorios, dejando de lado toda relación con los que en otro momento habían recibido la solidaridad, incluidos sus propios simpatizantes. 

Así desfilaron en los caracoles, Los Sin Tierra del Brasil, los despedidos de Luz y Fuerza del Centro, (quienes habían instalado la red eléctrica en sus comunidades) los padres de los niños de la guardería ABC, Los mineros de Pasta de Conchos, por nombrar algunos que según los propios visitantes, los escucharon pero no les dieron ninguna posibilidad de alianza de lucha conjunta. Con un “Venga luego” se fue desdibujando el rostro del que el 1º de enero del 94 llamara a tomar las armas por la Liberación Nacional.

 
Este aislamiento no solo los hizo perder presencia nacional sino también con sus bases, quienes en su necesidad de atención buscaron cobertura en organizaciones con posibilidad y capacidad para negociar sus demandas con el estado. Por dar una cifra, en La Realidad bastión zapatista, en el 2014 de 190 familias que llegaron a ser militantes del EZ solo quedaban 30, las 160 restantes se habían afiliado a la CIOAC.

 
Las apariciones de Marcos se daban a cuenta gotas, se argumentó enfermedad, pero lo cierto es que el EZ en sus 22 años de vida publica, ha sido participante velado de los procesos electorales, al llamar a no votar por la izquierda que participa electoralmente, primero contra Cuauhtémoc Cárdenas y después contra Andrés Manuel López Obrador. 

Recordemos cuando en el proceso estatal de 1995, llamó a no votar y con ello el PRI ganó sin ninguna oposición, el congreso del estado y todas las presidencias municipales, cuando la expectativa era lograr más del 50% para el PRD.
 Así que su comportamiento electoral ha favorecido mas al PRI y al PAN que a los se supone deben ser sus aliados naturales, la izquierda.

 
Mucho tiempo se esperó que el EZLN se convirtiera en fuerza política debido a la capacidad de convocatoria que llegó a tener, la cual agrupaba a sectores que no veían con buenos ojos a los partidos tradicionales, pero esa convocatoria nunca llegó y la espera de muchos simpatizantes tanto en las regiones en donde tenía base social como de la llamada sociedad civil se agotó.

 
El actual anuncio se da en medio de la disolución de mucha de su base social y se interpreta de diferentes formas, desde pensar que es una estrategia contra López Obrador orquestada por Marcos y su hermana la diputada priísta Paloma Guillén Vicente, hasta la simpatía del obispo de San Cristóbal Felipe Arizmendi, quien hoy domingo, en conferencia de prensa manifestó su beneplácito por este anuncio.

 
Lo cierto es que el EZLN llega desgastado, bajo de credibilidad y sin una estructura electoral y nula experiencia en conformarla. Recordemos que el proceso electoral no solo es la realización de mítines, debates o proselitismo electoral en plazas y medios de comunicación. Los procesos electorales requieren de una estructura de logística, política, maketing, jurídica y sobre todo económica. Gracias a esa estructura partidista con un engranaje que se lubrica con dinero, la vida electoral del país existe.

 
El EZ no cuenta con ninguno de esos elementos, es difícil que llegue a tener representantes de casilla en el 100% del territorio nacional y si no hay representantes ¿quién va cuidar y defender la votación? Solo por dar un ejemplo, en los procesos electorales de 1988, de1994, 2000 y 2006 la izquierda no ha podido garantizar representantes de casillas en todo el territorio nacional, eso le ha ocasionado que los fraudes se realicen de manera impune sobre todo en regiones apartadas.

Por lo pronto el EZ ha regresado a la vida política y darán de que hablar, la pregunta es ¿la candidata será tapada o destapada?