Camina lento pero con autoridad, duerme bajo la sombra por lapsos largos, es un gran anfitrión cuando llegan las visitas pero sobre todo es guardián y amigo de los suyos, de sus dueños los bomberos del  Heroico Cuerpo de Bomberos de Tuxtla Gutiérrez.

Su nombre es Drako, un perro de raza dálmata que recibieron por parte de una rescatista, quien consideró que ellos cumplían con los requisitos para poder cuidar de esta mascota que anteriormente había sido objeto de maltrato animal.

“Una rescatista nos hizo favor de contactarnos porque sabía que estábamos interesados en   tener una mascota, ya que sabía que nuestro antiguo perro Lula perdió la vida en un accidente automovilístico. Drako es un perro que sufrió maltrato, es un perro viejo, tiene 9 años  pero es muy  pasivo con los niños  y amoroso con nosotros”, dijo el comandante Juan Carlos Castro.

El cuerpo de Bomberos está integrado por un grupo de personas que se caracterizan por el amor a los animales, es por eso que han procurado con contar con una mascota.

“Nosotros hemos querido mucho a nuestras mascotas, además todos hemos cubierto rescates de animales que tratamos de hacerlos con prontitud porque sabemos que sus vidas son muy importantes”, indicó el comandante.

Drako, dejó de sufrir y ahora no solo vive una vida en paz y feliz, sino que ahora es parte del corporativo que vela por la seguridad de los tuxtlecos, en donde lo ven como un miembro más de la gran familia de bomberos.

 

comentarios

comentarios

Compartir