Laura, la guía de Ciegos y Débiles Visuales de Chiapas

Laura Alejandra Sánchez Castillo tiene 16 años, es estudiante de Preparatoria  en el Instituto Tecnológico de Monterrey campus Chiapas y es atleta de alto rendimiento de la disciplina de salto con garrocha.

 

Pero Laura es más que eso, esta chica de complexión delgada, ojos claros y estatura mediana  desde hace tres años es un ejemplo a seguir para todos los chiapanecos al decidir ser guía del equipo de atletismo de Ciegos y Débiles Visuales de Chiapas.

 

La “güera”, como le dicen todos en el equipo no solo se convirtió en los ojos de los atletas  ciegos, sino que  hoy para muchos es una amiga, una confidente y hasta una hermana.

 

Laura confiesa que a los 13 años llegó a  entrenar a lo que en ese entonces era el Instituto del Deporte junto con el entrenador Víctor Manuel Sánchez Aguilar, y jamás pensó que sería guía, ya que ella solo quería practicar atletismo.

 

“El profe Víctor entrena a  chicos de olimpiada y de paralimpiada. Yo empecé a entrenar y rápidamente me hice amiga de todos, como el profe vio que si le echaba ganas me pidió que le ayudara con los niños que no ven y a  mí me gustó mucho y así fue como me hice guía”.

 

Actualmente la “güera” entrena  de las 16:30 a las 20:30 horas, en ese lapso practica su disciplina, salto con garrocha y practica con tres chicos ciegos.

 

“Ahorita entreno con tres atletas, Valeria Espinosa, Gabriel Nucamendi y   óscar Corzo,  pero por ejemplo en esta Paralimpiada fui guía de cinco, a  mí me gusta ayudar así que aunque entreno solo con unos al final yo si puedo ayudo a todo el que me necesite”.

 

Sánchez Castillo ha viajado tres veces a la Paralimpiada Nacional y este año tendrá su primera participación en Olimpiada Nacional en la disciplina de salto con garrocha.

 

“Desde el 2014 compito en Olimpiada pero siempre me había quedado en los regionales, este año por fin pasé al nacional y espero que me vaya muy bien”.

 

Los atletas que Laura guía han sido medallistas nacionales pero aunque ella es clave para estos triunfos nadie la reconoce. Ella corre con ellos, pero a la hora de recibir la premiación de los triunfos  solo los acompaña al pódium para ayudarles a subir.

 

Pero todo esto no importa porque para la “güera” la sonrisa de sus amigos vale todos los sacrificios que ha hecho porque como ella se define como una bendecida.

WhatsApp-Image-20160622 (1) WhatsApp-Image-20160622 (2) WhatsApp-Image-20160622 (3)